El enemigo de los playistas

Investigadores uruguayos comenzaron a monitorear la presencia de tapiocas en las costas, que si bien resultan muy molestas para los bañistas, son poco estudiadas
Son casi invisibles, difíciles de encontrar y mucho más de agarrar con las manos. Pero si se da una brazada larga en las playas uruguayas durante el verano y se siente el agua menos fluida de lo habitual y con una textura granulosa quiere decir que las tapiocas (Liriope tetraphylla) están allí.

Recién cuando llegan a la orilla y la arena las empieza a tapar es el momento en que se puede observar su cuerpo transparente. Estas pequeñas medusas que no superan los tres centímetros de diámetro se ven como inofensivas bolitas incoloras, pero son capaces de depredar peces hasta tres veces más grandes que su tamaño.

Para la ciencia uruguaya, las tapiocas también han sido casi invisibles durante mucho tiempo. Sin embargo, una investigación reciente destacó la importancia de conocer más sobre su impacto y su presencia en las costas.

“De medusas en Uruguay es muy poco lo que se conoce porque no hay un grupo de investigación fuerte dedicado al estudio de estos organismos”, explicó Valentina Leoni, licenciada en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias. Junto con investigadores de Facultad de Ciencias, la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara), el Museo Nacional de Historia Natural y la Universidad de San Pablo, la científica realizó un relevamiento de las principales medusas y organismos gelatinosos a lo largo de la costa uruguaya para intentar llenar el vacío existente. La información más reciente era de 2006.

Pequeñas pero dañinas


La iniciativa surgió de la preocupación de los bañistas. “Sobre todo nos empezaron a llamar el verano pasado. La gente se quejaba porque tenían mucha presencia y querían saber a qué se debía”, sostuvo Leoni. A partir de ahí, un equipo de investigadores comenzó a monitorear las costas desde Montevideo hasta Barra del Chuy.

“Estos organismos son capaces de tolerar amplios rangos de temperatura y salinidad, son muy abundantes y están asociados a aguas cálidas en todos los océanos”, explicó Leoni. En Uruguay en particular están presentes en las playas de Rocha, Maldonado y Montevideo en verano, cuando la temperatura del agua se eleva por las corrientes cálidas que provienen de Brasil.

Si bien las tapiocas no son peligrosas, Leoni recomendó no meterse al agua si se percibe que abundan en la costa. El efecto que pueden ocasionar es apenas una molestia debido a la irritación de la piel. “Estos son organismos delicados que pueden fragmentarse fácilmente, por lo que el alcance del efecto irritante es mayor”, indicó. Se recomienda extremar los cuidados de las pieles sensibles, en particular, la de los niños.

Los verdaderos afectados


Pero más importante que el impacto sobre los bañistas es su influencia en la mortalidad de peces y camarones. La Liriope tetraphylla puede consumir cientos de huevos y larvas de peces por día y es huésped intermediario de parásitos de peces. Sin embargo, su efecto sobre la pesca es todavía un misterio.

Leoni espera que el estudio se pueda prolongar y se hagan monitoreos regulares que permitan ver si la presencia de las tapiocas en las playas uruguayas crece de aquí en más. Incluso se podría incluir junto a las campañas de vigilancia de marea roja.




La medusa peligrosa que llegó a Uruguay




La Tamoya haplonema es una especie de cubomedusa típica de las costas de Brasil que tiene forma de prisma, cuatro tentáculos y un cuerpo más consistente que las que habitualmente se ven en Uruguay. Una picadura de esta medusa puede ser peligrosa, causar hinchazón en la piel y, si bien no es letal, es muy dolorosa.
Los registros que hay de esta especie en Uruguay datan de 1960 pero son esporádicos y de pocos ejemplares. Sin embargo, en 2012 se detectaron seis ejemplares en las costas uruguayas y en 2013 se reportaron ocho. Los investigadores creen que puede deberse a una mayor influencia de aguas cálidas provenientes de Brasil, que las arrastran hacia las costas uruguayas, pero se requiere análisis más exhaustivos.


Acerca del autor

Comentarios