El dilema: ¿manuscrito o tipeado?

Los teclados han relegado el uso del lápiz; ¿qué impacto tiene esto en el aprendizaje?
Aunque hasta hace algunos años la norma indicaba que las personas en sus trabajos tomaban anotaciones con lápiz y papel, al igual que los estudiantes durante las horas de clase, la proliferación de dispositivos móviles, en especial las notebooks, cambió la escena: hoy, lo habitual es tipear lo que se quiere recordar.

Los propios planes educativos fomentan cada vez más el uso de las nuevas tecnologías, de modo que una computadora o una tableta son herramientas tan habituales como antes lo era el cuaderno. Este cambio de hábito es importante si se tiene en cuenta que escribir en cursiva representa un paso importante hacia el desarrollo cognitivo, en particular en la formación del cerebro a fin de que este pueda integrar la sensación, el control de movimiento y el pensamiento. Piense, ¿cuándo fue la última vez que tomó apuntes?

Qué pasa entre los estudiantes

Frente a esta nueva realidad, investigadores de la Universidad de Princeton y la Universidad de California en Los Ángeles, en Estados Unidos, hallaron que aquellos estudiantes que toman notas manuscritas asimilan más los conocimientos en comparación con los que tipean lo oído en clase en sus dispositivos móviles. Según los expertos, quienes toman apuntes a mano recuerdan a más largo plazo los datos recopilados y logran una mejor comprensión de las nuevas ideas, ya que deben ser más rigurosos al decidir qué anotar.

"A pesar de su creciente uso, los dispositivos tecnológicos podrían estar haciendo más daño que bien en las aulas", señalaron los autores.

En el estudio se determinó que las personas que utilizaron notebooks fueron capaces de anotar una mayor cantidad de palabras en comparación con los que escribían a mano. Sin embargo, al momento de los exámenes, los segundos obtuvieron mejores calificaciones.

Al ser consultado acerca de cómo impacta este fenómeno en los niños al momento de aprender, Francisco Anello, licenciado en Ciencias de la Educación, opinó que se trata de una cuestión generacional. "Los que nos criamos y alfabetizamos escribiendo a mano tenemos naturalidad con este medio y, por ende, es lógico que tomar datos con este sistema nos ayude a retener mejor lo que oímos". En cambio, los nativos digitales pueden decodificar y hasta escribir y leer en un dispositivo antes de tener la motricidad fina para hacerlo a mano; por este motivo, "se sienten más cómodos con estos medios y, por ende, deberían retener mejor los conocimientos de esta manera".

De todos modos, para Anello el soporte con el cual se tome nota no tiene tanta importancia como sí la tiene la capacidad de interpretar lo que se escucha.

lapicera.JPG

Dos mecanismos distintos

El fenómeno de abandonar el lápiz por el teclado no solo se incrementa entre profesionales y estudiantes sino que afecta a todos los usuarios. En este sentido, una investigación llevada a cabo en Londres encontró que dos tercios de 2.000 encuestados dijeron que, si escriben a mano, es para recordar alguna cosa rápida, por ejemplo, lo que hay que comprar en el supermercado. Al respecto, más de la mitad de los sondeados admitió que su escritura manual viene disminuyendo de manera notable y esto afecta la legibilidad de su letra.

Citrix, una firma que impulsa la movilidad del trabajo, ofrece una aplicación de notas llamada Word Notes, mediante la cual los usuarios pueden cargar todo tipo de datos, ya sea por medio de la escritura, de audios o de imágenes. "De todas las aplicaciones que ofrecemos, esta es la que más utilizan nuestros clientes, después del correo electrónico corporativo", apuntó Juan Manuel Gómez, gerente regional. Si bien este recurso permite ingresar texto tipeado o manuscrito con la ayuda de un stylus (un lápiz óptico), el ejecutivo cree que el lápiz, o en su defecto el dedo, continuarán siendo utilizados porque para muchas personas es más cómodo que utilizar el teclado virtual.

Los instrumentos para escribir a mano y los teclados ponen en juego diferentes procesos cognitivos.

"La escritura es una tarea compleja que requiere diversas habilidades, tales como sentir el lápiz y el papel, mover el instrumento de escritura y dirigir el movimiento de este a través del pensamiento", explicó Edouard Gentaz, profesor de psicología del desarrollo en la Universidad de Ginebra, Suiza.

Con la grafomotricidad se desarrollan la discriminación auditiva y visual, la organización espacio-temporal, la correcta presión y prensión y el dominio de la mano, entre otras habilidades. "A un niño le toma varios años dominar este ejercicio porque es necesario mantener la herramienta de manera constante y con firmeza", agregó.

El funcionamiento de un teclado es distinto, porque solo hay que presionar teclas, algo muy sencillo de aprender para cualquier persona.

Además papeles y teclados utilizan medios muy diferentes: si bien con el segundo se puede cambiar el diseño de página así como el tamaño y color de las fuentes, el primero da mucha más libertad gráfica, ya que se puede escribir en cualquier lado, superponer líneas y hacer garabatos. Además, el texto digital puede editarse tantas veces como uno lo desee, mientras que en el papel quedan rastros de borrados y tachados.

notebook-office-writing-table.jpg

Dedos sobre la pantalla

Para beneficio de las personas que quieren utilizar dispositivos móviles sin perder el hábito de tomar notas a mano, existen varias opciones. Por el lado del hardware, Samsung cuenta con la línea Galaxy Note, que incluye un stylus con el cual se puede escribir y dibujar al elegir entre distintos tipos de trazos y colores. En tanto, la firma Wacom se especializa en el desarrollo de la línea Pen Tablets, unas tabletas que se comercializan con un lápiz óptico. Apple presentó el Apple Pencil para el iPad Pro el año pasado para "realizar anotaciones y trabajos de edición fotográfica" (aunque en 2007 Steve Jobs había dicho que quién querría un lápiz electrónico si existe la pantalla multitáctil). Pero hay otros en el mercado: el Adonit Jot Touch, el Wacom Intuos Creative Stylus 2 o el Sensu Brush.

Los que utilizan smartphones y tabletas convencionales pueden instalar aplicaciones que convierten al dedo en una verdadera arma para escribir en manuscrito. Por ejemplo, Moleskine Journal es una propuesta sin costo para equipos iOS y Android que permite guardar imágenes y textos. También sirve para tomar notas en modo vertical y horizontal. Entre otras características, se puede seleccionar el papel liso, cuadriculado o rayado. También cuenta con una herramienta artística para tomar notas con pincel, lápiz, bolígrafo o rotulador.

Solo para los equipos de Apple, las soluciones Penultimate y NoteShelf convierten al dedo en un lápiz para que la escritura fluya de manera natural. Para dispositivos Android, su homólogo es Escritura a mano de Google, que soporta el manuscrito en 87 idiomas, tanto en letra cursiva como en imprenta, independientemente de que se utilice un lápiz óptico. Otras alternativas similares son Papyrus, Write y Toma de notas Demo.

En síntesis, gracias a recursos como los señalados, los smartphones podrían dar por tierra definitivamente al lápiz y al papel, aunque es importante que los usuarios recuerden que siempre conviene tomar anotaciones manuscritas, en vez de tipearlas repitiendo al pie de la letra lo que dice el interlocutor.


clase2col.jpg

El caso finlandés

Desde agosto de 2016, los niños finlandeses que inician con 7 años la escuela obligatoria tendrán que aprender a escribir en imprenta y dejará de ser obligatoria la enseñanza de la caligrafía cursiva. El tiempo que se dedicaba a la letra manuscrita se empleará en enseñar mecanografía, algo que –consideran los responsables de la educación finlandesa– les será más útil en su vida laboral.

"Los cuadernos personales son menos frecuentes en las escuelas que los libros de ejercicios, donde hay que escribir menos. Después, en la vida laboral, casi todos los textos los realizamos con la computadora y por lo tanto la habilidad de mecanografiar con fluidez es importante", dijo Minna Harmanen, responsable del Instituto Nacional de Educación finlandés.


Cinco apps para escribir a mano

MyScript Stylus
Es un programa interactivo de reconocimiento de escritura que permite introducir texto en tiempo real en dispositivos táctiles.
iOS y Android
Gratis


Escritura a mano de Google
Permite escribir a mano en el teléfono o tableta en 87 idiomas. Admite letra cursiva e imprenta, independientemente de que se utilice un lápiz óptico.
Android
Gratis


Bloc de Notas+
Aplicación para tomar notas, dibujar y escribir a mano directamente sobre la pantalla. Fue optimizada para iPad Pro y Apple Pencil.
iOS y Android
Gratis


Penultimate
Penultimate permite escribir a mano y dibujar "sin distracciones" y uno de sus puntos fuertes es su sincronización con Evernote.
iOS
Gratis


Bamboo Paper
Convierte un teléfono Android en un bloc de notas. Funciona mejor con las tabletas Wacom y lápices ópticos.
iOS y Android
Gratis


Populares de la sección

Acerca del autor

Débora Slotnisky