El día en que Plutón superó la humillación uruguaya

El ahora planeta enano fue centro de noticias gracias a la nave New Horizons

Desde el momento en que partió desde la Tierra rumbo a Plutón, el 19 de enero de 2006, la nave New Horizons de la NASA estaba destinada a hacer historia. Ya su lanzamiento batió récords al convertirse en el más veloz y alcanzar los 58 mil kilómetros por hora, lo que determinó que llegara hasta la Luna en tan solo 9 horas. Al famoso Apolo 11 le llevó tres días.

New Horizons partió hace nueve años y medio con la misión de protagonizar el primer encuentro de la humanidad con Plutón. En ese acercamiento, tomaría imágenes que permitirían que el círculo borroso que se ve desde los mejores telescopios disponibles en la Tierra se convirtiera en un cuerpo en tres dimensiones que mostrara toda la complejidad de su geología.

Tan especial era New Horizons al partir que, si su desarrollo y lanzamiento no hubiera demorado apenas 4 años, la humanidad tendría que haber esperado dos siglos para poder imitar la hazaña. Los planetas se alinearon literalmente en pro de la misión.

Por un lado, en su órbita oval de 248 años, Plutón se está alejando del Sol, lo que eventualmente podría llevar a que su atmósfera se congele, algo que complicaría la obtención de datos. Y, por otra parte, Júpiter estaba posicionado de forma tal que cuando New Horizons y el planeta se encontraran, en 2007, la nave pudiera utilizar su gravedad para acelerar y, con ese impulso, ahorrar cuatro años de viaje.

New Horizons tenía todo para reescribir los libros de historia hasta que los uruguayos, como bien saben hacer, arruinaron la fiesta.

El noveno pasajero

En agosto de 2006, la Unión Astronómica Internacional (UAI), organización que reúne a los astrónomos del mundo, realizó la asamblea más conflictiva de su historia. La culpa fue de los uruguayos Gonzalo Tancredi y Julio Ángel Fernández, quienes encabezaron una traición de tamaño cósmico: degradar a Plutón a planeta enano.

Pero agregarle "enano" a la palabra "planeta" no implica una mera apreciación de tamaño. Es quitarle a Plutón el título del noveno planeta del Sistema Solar. Es también arrebatarle a Estados Unidos el mérito del único descubierto en su país. Y, por si esto fuera poco, es restarle importancia a la misión New Horizons de la NASA y su inversión de US$ 600 millones.
Por eso, aquella asamblea de la UAI fue tan discutida. Además de lo científico, estaban en juego cuestiones políticas, económicas y hasta culturales. De hecho, hubo movilizaciones en las calles para terminar con la discriminación planetaria hacia Plutón. Como el planeta enano, Tancredi y Fernández demostraron ser de hielo y no cesaron en su lucha.

Como antes de 1930, cuando el astrónomo Clyde Tombaugh descubrió a Plutón, el Sistema Solar volvió a tener ocho planetas y abrió la categoría de planetas enanos. A pocos meses de haber sido lanzada, la nave New Horizons pasaba a estar viajando rumbo a un cuerpo humillado públicamente, cuyo mérito pasaba a ser el objeto más grande del llamado cinturón de Kuiper. Lejos estaba de aquella sensualidad del lanzamiento.

Recuperar el orgullo

Mucho tuvo que hacer Plutón y, con él, la misión New Horizons para recuperar el orgullo perdido a lo largo de los 5 mil millones de kilómetros que los separaban. Finalmente, el planeta enano pudo demostrar que el tamaño no importa y hoy fue el centro de las noticias cuando la nave llegó a su punto más cercano de encuentro, a solo 75.000 kilómetros de distancia.

Mientras se iba acercando, New Horizons fue enviando imágenes e información que ya han permitido varios avances científicos, desde el descubrimiento de dos lunas nuevas de Plutón hasta la comprobación de que su tamaño es de 2.370 kilómetros de diámetro, dos más de lo estimado (ver recuadro). Esto último obligará a cambiar los cálculos de datos básicos del planeta enano, como su temperatura y densidad. Si todo sale bien, las mejores fotografías llegarán el miércoles a la Tierra.

Pero lo más interesante es lo que está por venir. New Horizons ha abrazado con orgullo el rol de Plutón en el cinturón de Kuiper y ahora la idea es enviar a la nave rumbo a uno de sus objetos. La ciencia sabe que hay cientos de miles que miden más de 100 kilómetros de diámetro y miles de millones de cometas. Por sus bajas temperaturas, todos estos se han conservado casi intactos en los últimos 4,6 mil millones de años, lo que podría permitir conocer más sobre los orígenes del universo. ¿Quién se ríe ahora del planeta enano?


Lo que ahora sabemos gracias a New Horizons


1. Tamaño. Pasó de 2.368 a 2.370 kilómetros de diámetro, con un margen de error de 20.

2. Lunas. A las tres de Plutón ya conocidas (Caronte, Hidra y Nix), se sumaron otras dos: Kerberos, descubierta en 2011, y Estigia, hallada en 2012.

3. Color. Su superficie es rojiza amarronada, a diferencia del tono azul que se le atribuía antes.


Lo que podremos saber gracias a New Horizons


1. Puntos negros. Las imágenes de cerca podrían dar una explicación a los misteriosos puntos negros que se observan en su superficie.

2. Atmósfera. Cómo es su composición y de qué manera interactúa con los vientos solares.

3. Agua. Si alberga océanos de agua líquida debajo de su gruesa capa de hielo.




Populares de la sección

Acerca del autor