El descubrimiento que afirma la teoría del Big Bang

Nuevas investigaciones lograron un avance histórico: consolidar la teoría del origen del universo, ocurrido hace 14 mil millones de años
Físicos estadounidenses anunciaron este lunes haber detectado por primera vez las ondas de gravedad que recorrieron el espacio justo después del Big Bang, un descubrimiento histórico que consolida esta teoría del origen del universo hace 14 mil millones de años.

Esta primera observación de estas ondas gravitatorias primordiales, previstas en la teoría de la relatividad de Albert Einstein, confirman la expansión extremadamente rápida del universo en la primera fracción de segundo de su existencia, una fase llamada inflación cósmica. Esta teoría había sido enunciada inicialmente en 1979 por el físico estadounidense Alan Guth.

La primera evidencia directa de inflación cósmica fue observada mediante un telescopio situado en la Antártida, tras observaciones del fondo cósmico de microondas, bajas radiaciones remanentes del Big Bang. La Antártida por sus característica (cielo más seco, más claro y más estable) permite la observación de las microondas difusas provenientes del Big Bang, explicaron los autores del estudio.

"La detección de esta señal es uno de los objetivos más importantes en cosmología actualmente y es resultado de una enorme cantidad de trabajo llevado a cabo por muchos investigadores", dijo John Kovac del Centro de Astrofísica (CfA) de la Universidad de Harvard y el Instituto Smithsonian, además de jefe del equipo Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarization (BICEP2) que hizo este descubrimiento.
Es el anuncio más grande en física en años", dijo el físico Tom LeCompte

Para el físico teórico Avi Loeb, de la Universidad de Harvard, este avance "aporta un nuevo esclarecimiento sobre algunas de las cuestiones más fundamentales para saber por qué existimos y cómo comenzó el universo". El hallazgo no sólo brinda un prueba indudable de la inflación cósmica, sino que los datos confirman un gran relación entre la mecánica cuántica y la teoría de la relatividad.

Al desplazarse, las ondas gravitacionales comprimen el espacio, lo cual produce una señal muy distintiva en el fondo cósmico de microondas. Al igual que las ondas luminosas, se polarizan, una propiedad que describe la orientación de sus oscilaciones.

"Nuestro equipo buscaba un tipo particular de polarización propia de la luz antigua" al rastrear ondas gravitacionales cósmicas, dijo Jamie Bock, del Instituto de Tecnología de California (Caltech), uno de los autores de este trabajo.

"Esta característica de una polarización 'en vórtice' es la marca única de las ondas gravitacionales (...) y esta es la primera imagen directa de estas ondas a través del cielo primordial", dijo Chao-Lin Kuo, un físico de la Universidad de Stanford y miembro del equipo de investigación.

Para Tom LeCompte, un físico especialista en altas energías en el CERN, quien no participó en la investigación, este avance "es el anuncio más grande en física en años". "Esto puede potencialmente darle el Premio Nobel" a sus autores, dijo al comparar este hallazgo con el descubrimiento en 2012 del Bosón de Higgs, piedra angular de la teoría del Modelo Estándar, la partícula elemental que le da su masa a muchas otras partículas.

Acerca del autor

Comentarios