El deporte sigue el mismo patrón de desigualdad que el reparto de la tierra

El 20% de los jugadores se queda con el 80% de los puntos o ingresos, siguiendo el principio de Pareto. Según un estudio, las 12 disciplinas deportivas analizadas muestran la misma distribución en sus clasificaciones


El sociólogo y economista italiano Vilfredo Pareto comprobó en 1906 que el 80% de la tierra de su país estaba en manos del 20% de la población. El dato se convirtió en el principio de Pareto cuando él y otros investigadores comprobaron que la ley del 80-20 se repetía en todos los países. Aquel principio de desigualdad que se ha comprobado en otros campos como la economía, la distribución del poder político o el software también se reproduce en los deportes.

Investigadores de la universidad china de Normal, las francesas Lumans y Maine y el alemán Instituto Max Planck han analizado las clasificaciones de 12 deportes diferentes y han encontrado dos hechos intrigantes: todas siguen la misma curva y en todas se cumple el principio de Pareto. Aunque los sistemas de clasificación de los jugadores en deportes como el fútbol, el handball, el golf o la variante del billar conocida como snooker son muy diferentes, todos presentan la misma distribución de los puntos, ingresos o cualquier otra unidad de medida que usen para elaborar el ranking.
Tomemos la riqueza humana. La posibilidad de ser millonario es pequeña pero no cero, vemos a miles de ellos en el mundo. Al mismo tiempo, la probabilidad de ser pobre es muy alta. Llamamos a esta distribución una ley de potencia y, por alguna razón que desconocemos, vemos exactamente la misma distribución en otros fenómenos cotidianos”, como el deporte, dijo el investigador Wei Li

Los rankings son una medida del rendimiento de un jugador o un equipo. Unos, como el de la ATP para los tenistas, están basados en los ingresos. Otros, como las clasificaciones de la FIFA o la FIBA, en puntos. Pues las 40 clasificaciones de 12 deportes diferentes tienen una distribución casi idéntica.

Más relevante aún que esa forma común es el caracter desigual del patrón. Como evidencian los autores en un artículo publicado en New Journal of Physics, las leyes de potencia en las clasificaciones deportivas indican que hay una probabilidad significativa de que haya un superclase como Roger Federer en el tenis o Tiger Woods en el golf. Pero es que, de forma paralela, también hay una gran cantidad de jugadores que nunca llegarán a la cima. “A diferencia del sistema del peso corporal humano, parece que no hay un jugador tipo que juegue a un nivel medio”, dicen en el estudio.

El investigador Wei Li, coautor del trabajo explica esta ley de potencia: “Tomemos la riqueza humana. La posibilidad de ser millonario es pequeña pero no cero, vemos a miles de ellos en el mundo. Al mismo tiempo, la probabilidad de ser pobre es muy alta. Llamamos a esta distribución una ley de potencia y, por alguna razón que desconocemos, vemos exactamente la misma distribución en otros fenómenos cotidianos”. Uno de ellos es el deporte.

En concreto, comprobaron que el principio de Pareto se cumple casi a rajatabla en los 12 deportes analizados. Con pequeñas variaciones, el 20% de los jugadores situados en la parte superior de sus respectivas clasificaciones se quedan con alrededor del 80% de los puntos o ingresos.

 

Vía Materia.

Comentarios