El Curiosity tendrá compañía

Una sonda viajará al planeta rojo en 2016 y un robot en 2018, como parte de un proyecto conjunto de las agencias espaciales rusa y europea para explorar el territorio donde está el rover de la NASA
Las agencias espaciales rusa y europea explorarán juntos Marte. En 2016 y 2018 enviarán una sonda y un robot respectivamente, informó el Instituto de Investigación Espacial (IIE), de Rusia.

El proyecto se llama ExoMars e incluye la construcción de una plataforma de aterrizaje, detalló Lev Zelenni, director del instituto perteneciente a la Academia de Ciencias de Rusia. "Rusia no solo garantizará el lanzamiento del aparato (el robot), sino que lo equipará con instrumentos" técnicos y científicos, dijo.

Roscosmos contribuirá a la misión con un equipo de espectrómetros de infrarrojos ACS y un espectrómetro de neutrones Frend, detalló el portavoz IIE, Yuri Zaitsev.

La primera sonda se concentrará en explorar la atmósfera de Marte, en particular los gases invernadero.

Ígor Mitrofánov, experto del IIE, aseguró que hace varios millones de años Marte no era muy diferente de la Tierra, ya que en su superficie había ríos y lagos.

Los científicos rusos consideran que, una vez que el planeta rojo perdió su campo magnético debido a su escasa masa, el viento solar acabó por evaporar el agua marciana.

Tras los pasos del Curiosity


Roscosmos decidió cooperar activamente con la Agencia Espacial Europea (ESA) después de que la NASA estadounidense abandonara el proyecto por motivos financieros.

La NASA y la ESA firmaron en 2009 un acuerdo para compartir los costes de una misión en dos partes a Marte, que incluía el lanzamiento de una nave orbital en 2016 y dos robots exploradores en 2018, con el objetivo de buscar señales de vida en el planeta rojo, así como probar tecnologías necesarias para un viaje de ida y vuelta.

La nave Curiosity, de la NASA, aterrizó el pasado 6 de agosto en Marte, donde encontró un conglomerado de rocas que sugiere que el agua fluyó por ahí en el pasado.

Científicos de la NASA descubrieron gracias al Curiosity que en el planeta rojo cae nieve de dióxido de carbono congelado mejor conocido como hielo seco.

La misión de la nave es determinar qué tan habitable es Marte. Se deben encontrar tres ingredientes para confirmar que sí lo es, un solvente (agua), estructura (compuestos de carbón) y energía.

Comentarios