El creador de Napster patenta varias tecnologías antipiratería

De la piratería a defensor de los derechos de autor

Sean Parker –el creador de Napster en 1999–, se convirtió en el defensor de la libre circulación de archivos, desafiando a las discográficas y enfrentándose a juicios. Pero lejos quedaron esos tiempos. Dieciocho años después, su empresa Screening Room ha patentado ocho nuevas tecnologías antipiratería.

Screening Room es una tecnología que permitirá disfrutar en casa de los estrenos cinematográficos el mismo día que se estrenan en el cine. La cuestión es que, para que las distribuidoras cinematográficas permitan usar sus películas, es necesario que estén protegidas contra la piratería. Es por eso que, en las últimas semanas, la compañía de Parker ha registrado al menos ocho tecnologías antipiratería.

Una de ellas rastrea las señales de los móviles que hay cerca del lugar en donde se está viendo la película, y las bloquea si no tienen autorización para verla. Hay otra que limita el número de dispositivos que pueden conectarse al mismo tiempo al servicio, impidiendo la conexión cuando se supera el límite de usuarios permitidos.

El camino

En vísperas del cambio de milenio, Napster marcó un antes y un después en la industria musical. Hizo que ya no fuera necesario esperar meses a que el nuevo disco de un artista viniera al país. Sean Parker y Shawn Fanning introdujeron un servicio de intercambio de música entre usuarios, totalmente gratuito.

Fue el comienzo de las redes peer-to-peer (P2P); Napster no inventó el concepto, pero sí fue la primera gran plataforma que lo universalizó. Inmediatamente fue cuestionado por su legalidad, y se originaron protestas por la protección de derechos de autor. Lars Ulrich, el baterista de Metallica, fue el primer famoso en hacer una demanda.

Napster pronto fue sustituido por otras redes P2P más eficaces y menos vulnerables ante los ataques de los defensores del copyright.

A partir de entonces, Parker tomó otro rumbo. Fue el primer presidente de Facebook y hoy en día es de los principales accionistas de Spotify. De su fortuna, de tres mil millones de dólares, buena parte la destina a distintos proyectos filantrópicos. La fundación Parker Institute trabaja para buscar una cura contra el cáncer, por ejemplo.



Populares de la sección