El chocolate está en peligro de extinción

La alta demanda, las sequías y enfermedades en las plantas están aumentando la brecha entre la capacidad de producir cacao y su consumo; la fecha crítica es 2020
Los científicos ya le pusieron fecha: el 1° de enero de 2020 el chocolate se habrá extinguido. Para ese año, la diferencia entre la cantidad de cacao que el mundo consume y la que se puede producir será de un millón de toneladas métricas, según Mars y Barry Callebaut, los mayores productores de chocolate del mundo. Para 2030 esa diferencia se habrá elevado a dos millones de toneladas métricas y así sucesivamente.

El aumento de esta diferencia se debe a las enfermedades, sequías, nuevos mercados rapaces y el reemplazo de las plantaciones de cacao por otras cosechas más productivas como el maíz y el caucho. Por esto, en este mismo instante, el mundo se está quedando sin chocolate.

En 2013 ya habíamos consumido más chocolate del que podíamos producir. Este año la producción apenas pudo seguirle el paso al consumo. Desde 1993 hasta 2007, el precio del cacao rondaba los US$ 1.465 por tonelada. En los seis años siguientes, el promedio del precio del cacao llegó a los US$ 2.736, 87% más.

Los causantes de la caída


No es común que los amantes del chocolate piensen que el cacao pueda ser un recurso agotable. Los que sí lo hacen tienden a pensar que la amenaza más grande radica en el cambio climático y no están lejos de la razón.

Según un reporte del Centro Internacional para la Agricultura Tropical, en Ghana y Costa de Marfil (donde se produce 53% del cacao del mundo) las temperaturas habrán ascendido al menos 2 °C en 2050. Esto intensificará la temporada de sequías y provocará “que las áreas en donde se cosecha el cacao disminuyan seriamente”.

Aún peor es la amenaza de las enfermedades como la moniliasis, que arrasó las cosechas de Costa Rica en tan solo dos años. También está la “escoba de bruja”, que se infiltró en 1989 en el estado de Bahía, Brasil, el cual en una década pasó de producir 300 mil toneladas de cacao anualmente, a 130 mil en el mismo período. Todo por culpa de esta plaga.

A su vez, el consumo de cacao en el mundo tampoco ayuda a la conservación del mismo. En 2010, según la Organización Internacional del Cacao, solo la población china consumió 40 mil toneladas. Este año, su apetito está cerca de duplicarse.

Soluciones para la crisis


El mundo responderá a esta crisis de dos maneras. La primera es que los fabricantes estirarán sus menguantes suministros de chocolate aumentando la presencia de otros ingredientes, como la vainilla, la grasa vegetal y los químicos saborizantes. Las barras de chocolate tendrán más complementos como las almendras, avellanas y nueces, y su tamaño, seguramente, se reducirá.

La segunda respuesta es la más odiosa: harán lo que se llama mejoramiento de la agricultura. Para que una planta de cacao normal crezca se necesita mucho tiempo. Mientras que en un año pueden cosecharse hasta tres generaciones de maíz, al cacao le toman dos años como mínimo para dar frutos. Además, lleva 10 años saber si una planta tiene rasgos que valga la pena perpetuar, como la resistencia a la moniliasis y un mayor rendimiento.

Rendimiento y sabor


A pesar de este desalentador panorama, la carrera para la mejora del cacao se está acelerando. De las múltiples nuevas cepas, la más conocida proviene de Ecuador, el rival de Costa Rica en producción de cacao. La raza CCN51, como ellos la llaman, es resistente a la “escoba de bruja” y produce hasta siete veces más semillas que las de Costa Rica. Solo hay un gran problema: el sabor.

El portal The C-Spot, que  publica los perfiles de los sabores de los distintos tipos de cacao, describe a la raza CCN51 como un cacao “débil, con una fina superposición frutal, con toques de plomo y madera; un poco amargo”. Otros críticos lo describen como con un sabor de “suciedad ácida”.

Los especialistas esperan que, en un futuro cercano, las semillas con mejor sabor demanden precios más altos, incentivando a la producción de cacao de calidad y no tanto en cantidad. Costa Rica, que produce menos de 1% del cacao del mundo, ya está trabajando en ello. ¿Podrá África seguirle los pasos? El futuro del chocolate depende de ello.

 


En números


 

Producción

Según la Fundación Mundial del Cacao, África (Costa de Marfil, Ghana, Nigeria, Camerún) produce 68% del cacao mundial, mientras que el resto del mercado se lo reparten Asia y Oceanía (Indonesia, Malasia, Papúa Nueva Guinea) con 17% y América (Brasil, Ecuador, Colombia) con 15%.

La planta

Para plantar cacao, la tierra debe ser limpiada y preparada previamente. A los dos años como mínimo el árbol empezará a dar cultivos. El mismo podrá ser productivo durante unos 25 años.

Consumo

Entre 2002 y 2010, el consumo de chocolate aumentó 10% en lugares claves como la mayoría de los grandes países europeos, Estados Unidos, Brasil, Japón y Australia, según el último informe de la Organización Internacional del Cacao. Este crecimiento impulsó la tasa de crecimiento anual a 1,2%.


Acerca del autor

Comentarios