El cerebro humano ve a la mujer como un objeto

Un estudio determinó que, tanto hombres como mujeres, ven a ellas como una sumatoria de partes y no como un todo
El hecho de ver a las mujeres como objetos no es un pecado exclusivo de las agencias de publicidad ni tampoco de los hombres, sino de todas las personas. Una investigación científica descubrió que el cerebro humano ve a los hombres como un todo y a las mujeres como una sumatoria de partes del cuerpo.

El estudio, publicado por el European Journal of Social Psychology indica que las personas procesan las imágenes de los hombres y de las mujeres de forma diferente en el cerebro. El proceso cognitivo global, que es el método que tiene el cerebro de interpretar una imagen como un todo, es el más empleado cuando se mira a un miembro del sexo masculino. El proceso cognitivo local, que ve las partes que componen el todo, es el que se usa para ver a las integrantes del sexo femenino.

Esto no depende del que mira. El estudio determinó que la conducta se confirma tanto si el sujeto que mira es hombre o mujer.

Los investigadores dicen que esto podría explicar por qué las mujeres se ven frecuentemente como objetos sexuales.

Hábitos sociales


A los participantes del estudio se les mostró, en primera instancia, docenas de imágenes de hombres y mujeres de apariencia no muy llamativa. Luego se les mostró partes de los cuerpos de las mismas fotos. De manera consistente, las imágenes de las partes de los cuerpos femeninos fueron mucho más fáciles de reconocer, lo que indica una manera distinta del cerebro de procesar las imágenes de los diferentes sexos.

Según los investigadores de la universidad estadounidense de Nebraska-Lincoln, autores del trabajo, esto se puede deber a la búsqueda de parejas potenciales, en el caso de los hombres, y a una forma de compararse a sí mismas con la competencia, en el caso de las mujeres.

El proceso cognitivo local es el que usa el cerebro para percibir las cosas: una casa o un auto se ven y reconocen por sus partes. En cambio, una cara se reconoce no por la forma de la nariz sino como un todo.

El estudio liderado por la profesora Sarah Gervais determinó que esa manera distinta de procesar la información visual de hombres y mujeres se da no solo con las mujeres llamativas desde el punto de vista sexual, sino con todas.

Gervais señaló que se necesitará llevar a cabo más estudios para encontrar formas de cambiar estos hábitos. "Basados en estos hallazgos, hay varias avenidas a explorar", dijo la investigadora.

Comentarios