El casi desconocido presidente de la división móvil de Samsung

JK Shin, quien además es uno de los CEO de la compañía surcoreana, es el responsable de su éxito, pero no goza de la fama de su fallecido colega Steve Jobs
Puede que JK Shin no tenga el magnetismo y las cualidades de showman del fallecido Steve Jobs. Sin embargo, nada tiene que envidiarle al cofundador de Apple en lo relativo a llevar una empresa al éxito mundial. El surcoreano está a cargo de supervisar el diseño, software, hardware, aplicaciones e interfaz de los smartphones de Samsung, es decir los que hoy más se venden en el mundo.

Shin, de 58 años, es uno de los tres CEO de Samsung y el presidente de la unidad móvil de la compañía, sector que se encarga de embolsarle a la empresa surcoreana 70% de sus ganancias.

Él mismo ha presentado varios productos de la firma, como los Galaxy S3, S4 y S5. De hecho, es una de las caras más visibles de la empresa.

Sin embargo, pocos lo conocen (más si se lo compara con el ídolo popular Jobs) y en general existe escasa información en internet sobre su vida personal. Según la agencia Bloomberg, Shin estudió ingeniería electrónica en la universidad surcoreana de Kwangwoon y lleva 30 años trabajando en Samsung. Su trabajo en el sector móvil, que ejerce desde 2006, colocó a la empresa como una de las más importantes en el mercado con los smartphones Galaxy a la cabeza, línea que es prácticamente su creación.

Su estrategia para el éxito no ha estado exenta de escándalos. En 2012, durante uno de los tantos juicios que han enfrentado a Apple y Samsung a lo largo del mundo, se dio a conocer un memo que Shin había enviado a sus ejecutivos en 2010 diciendo que la diferencia entre un iPhone y un smartphone de Samsung era la misma que entre “el cielo y la tierra”. Por ende, debían apuntar al “estándar” celestial para mejorar. Claro que esto dio pie a Apple para acusar a la surcoreana de plagio. Aun así, su actitud negativa hacia la firma de la manzana le ha ganado el título de “policía malo” en los litigios por patentes que hoy continúan.

En la actualidad, Samsung sigue siendo el líder, pero perdió cuota en el mercado de smartphones por primera vez en cuatro años. Pasó del 32,4% en 2013 a 31,2% hoy, según la firma de investigación Strategy Analytics. Para evitar perecer frente a la competencia de empresas que también usan Android y que tienen dispositivos más baratos, Shin ahora está apuntando a los wearables (tecnología que se viste), según dijo al periódico Wall Street Journal. Así, cree, revitalizará a los smartphones de nuevo.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios