El canto del murciélago

Distintos proyectos uruguayos buscan evitar la desaparición de ciertas especies que están en peligro registrando sus sonidos y construyéndoles hogares
Muchos uruguayos tienen o conocen historias que tienen como protagonista a una familia de murciélagos que decidió adueñarse de algún rincón de una casa humana. La mayoría de estos relatos terminan con las personas echando a los animales del lugar por su cuenta o contratando a algún servicio de control de plagas para deshacerse de ellos. Sin embargo, hay un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República (Udelar) que los buscan y hasta les dan cobijo para estudiarlos con el fin de evitar la extinción de algunas especies en peligro.

Giannina Lemus es uno de estos científicos. Su proyecto de tesina de grado se centra en la creación de una biblioteca nacional y un algoritmo para la identificación de murciélagos a partir de vocalizaciones de ultrasonido.

La licenciada en biología Ana Laura Rodales explicó a El Observador que los murciélagos se orientan por ultra sonido, una vocalización que los oídos humanos no están preparados para percibir. Ellos analizan el rebote de ese sonido para diferenciar entre las presas y los obstáculos. "No quiere decir que sean ciegos, al contrario de lo que mucha gente piensa. Ellos utilizan la vista en otros momentos, por ejemplo, para diferenciarse entre sí", aclaró Rodales.

Este sonido imperceptible varía de especie a especie, por lo que resulta un factor muy útil para diferenciarlos. Para poder obtener estos sonidos se utilizan unos aparatos especiales que los detectan y los "convierten" en audibles para analizarlos.

Murci
Espécimen de <i>Eumops patagonicus</i>
Espécimen de Eumops patagonicus

Para conocerlos mejor

Con su proyecto, realizado en el marco del Programa para la Conservación de los Murciélagos de Uruguay (PCMU), Lemus pretende desarrollar una biblioteca con la vocalización característica de cada una de las 23 especies de murciélago registradas en Uruguay y un algoritmo que permita identificar a qué especie pertenecen sonidos grabados en el campo de manera automática, lo que llevaría a un estudio menos invasivo de los animales que, hasta el momento, debían ser capturados con redes.

Según dijo Lemus a El Observador, la importancia de que exista una biblioteca local de este tipo, que sería la primera en Uruguay, radica en que, si bien es posible que algunas especies de murciélago existan en varios países, las características geográficas de cada lugar son diferentes. Por ende, el pulso de la vocalización del animal varía para adaptarse al espacio. "No es lo mismo tener que orientarse en la selva que en la pradera", ejemplificó.

Entre los usos que se le pueden dar a esta herramienta está la evaluación previa a la construcción de parques eólicos. Lemus explicó que es necesario tener claro qué especies pasan por el lugar elegido para determinar si están en peligro o no y, además, qué tipo de uso le están dando al área: si están cazando o si simplemente están de paso. "Si es un área que usan para la caza, los murciélagos pasarían seguido por ahí y se darían contra los molinos. Podríamos matar grandes cantidades de especímenes", señaló.

Murci
Espécimen de <i>Eumops patagonicus</i>
Espécimen de Eumops patagonicus

Además, este estudio permitiría realizar estudios de fauna para conocer la diversidad de especies de un área determinada.

Por el momento, Lemus lleva recolectadas las vocalizaciones de diez especies diferentes de murciélagos. Espera que para el año que viene el trabajo ya esté terminado.

Refugios para preservarlos

Otro proyecto realizado en el marco del PCMU es el que Lemus está realizando junto con Santiago Chítaro y Agustina Medina. Se trata de la fabricación, colocación y testeo de refugios para la conservación de los murciélagos, en particular de la especie Eumops patagonicus, cuya presencia en Uruguay se limita al departamento de Artigas y sobre la cual se sabe muy poco, según explicó Chítaro a El Observador.

Refugio Murci

Es por esto que los estudiantes realizaron una caracterización de los especímenes de una de las colonias más grandes de esta especie en nuestro país y anillaron a los animales para poder reconocerlos en caso de volver a estudiar esa misma colonia.

"Es la primera vez que se hace en Uruguay con cualquier especie de murciélagos", señaló Chítaro. Y agregó: "Queremos aportar más a lo que se sabe sobre esta especie, que es bastante desconocida. Para conservar algo, primero tenés que conocerlo".

A principios de mayo colocaron algunos refugios en Rincón de Franquía (en Bella Unión), un paisaje protegido por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas cercano a la iglesia en la que habita la colonia.

Chítaro considera que los refugios son un método amigable de convivir con estos animales, que pueden resultar beneficiosos al momento de combatir plagas de insectos de forma natural.

Murci


Un hogar apropiado

Los refugios para los murciélagos deben ser de una madera compacta, como el eucaliptus, para que sean herméticos y aíslen bien la temperatura. Con este mismo fin es que deben ser pintadas de un color opaco, como el negro, y deben ser colocados en un lugar que les resulte atractivo por su altura. La orientación de la entrada del refugio debe ser hacia un lugar desde donde el viento les ayude al despegar, pero que no llegue a enfriar el interior del hábitat.

Evaluación

Los responsables de cada trabajo presentarán los resultados de sus estudios durante la quinta edición de las Jornadas uruguayas de comportamiento animal, que se llevarán a cabo a partir de hoy y hasta el próximo miércoles en la sede de la Facultad de Ciencias de la Udelar.

Acerca del autor