El calor le quitó el sabor a las manzanas Fuji

Un estudio japonés sugiere que el aumento gradual de temperaturas debido al cambio climático hizo que esta fruta sea menos sabrosa y más arenosa que en el pasado
La jugosa manzana roja que comías de niño ya no es tan sabrosa, según un nuevo estudio realizado por científicos japoneses. Los investigadores, que analizaron dos tipos de esta fruta, la Fuji y la Tsugaru, concluyeron que desde la década de 1970 las manzanas fueron perdiendo el gusto y se tornaron más arenosas. El primer sospechoso de este atentado contra los recuerdos de la infancia es el cambio climático.

Es que, según el estudio publicado el jueves por la revista científica Scientific Reports y recogido por Smithsonian Magazine, este fenómeno provoca que los árboles florezcan más temprano en el año y aumente la temperatura durante el proceso de maduración de las manzanas, lo que tiene un impacto en su sabor y textura.

En concreto, los investigadores analizaron registros de cosechas a lo largo de 40 años en dos regiones de Japón (Nagano y Aomori), donde la temperatura aumentó cerca de 2º Celsius en total, en cada zona. Los registros también mostraron que los árboles cada vez florecían antes, alrededor de uno o dos días más temprano cada año.

No son como las de antes


Según recoge Smithsonian Magazine, cuando los investigadores compararon las manzanas Fuji modernas (las más cultivadas en todo el mundo) con sus predecesoras, encontraron que las primeras presentaban menor concentración de ácido maleico, que se relaciona con la intensidad del sabor de esa fruta.

El estudio concluyó que las Fuji no solo habían ido perdiendo su sabor con el correr de las décadas, sino que, además, las manzanas modernas eran más proclives a contraer una enfermedad que causa regiones de agua en la pulpa de la fruta luego de que esta madura y que, con el tiempo, provoca que se rompan en su interior.

Si bien el cambio climático podría no ser el único responsable de esta pérdida (que también podría atribuirse a las nuevas técnicas o maquinaria para plantar manzanas), otros estudios en ambientes cerrados y controlados ya han demostrado que altas temperaturas durante 70 días reducen el gusto y la textura de estas frutas que, como podrían alegar los más veteranos ahora con respaldo científico, ya no son como las de antes.

Acerca del autor

Comentarios