El accidente del Tesla pudo deberse al exceso de velocidad

El vehículo circulaba a 120 kilómetros por hora, por encima del límite permitido, sin que el piloto automático alertara al conductor

La Junta Nacional de Seguridad del Transporte de los Estados Unidos (NTSB) divulgó los primeros resultados de la investigación sobre el primer accidente mortal de un Tesla S con el piloto automático activado: el conductor iba a una velocidad excesiva.

Esto significa que la inteligencia artificial encargada de conducir el automóvil en modo autónomo pudo haber sufrido un error de programación que permitió el exceso de velocidad. Según el informe preliminar, el vehículo circulaba a una velocidad de 120 kilómetros por hora en una carretera con un límite establecido en 105 kilómetros por hora. En el momento del accidente las condiciones meteorológicas eran claras y secas, informó el diario El Mundo.

El conductor Joshua Brown, que murió en el accidente, tenía activado el control de crucero y el asistente para mantener la dirección. El informe advierte de que el Model S estaba equipado con un sistema de frenado de emergencia, pero no especifica si estaba activado en el momento del accidente.

Tesla reconoció tras el accidente que los sensores del coche no habína detectado al camión que atravesaba la calle debido al color blanco del camión.

"El Tesla estaba equipado con múltiples sistemas electrónicos capaces de registrar y transmitir datos de rendimiento del vehículo", se lee en el informe.

Joshua Brown, de 40 años de edad, falleció en una autopista de Florida luego de que su vehículo Modelo S de 2015 chocara contra el tráiler de un camión. El accidente ocurrió el 7 de mayo. El público general no conoció la noticia hasta el 30 de junio, cuando se publicó la entrada "Una pérdida trágica" en el blog de Tesla.


Populares de la sección