Efecto 2038: ¿mito o realidad?

Un bug asegura que habrá un apocalipsis informático en 21 años, similar a lo que se esperaba por el cambio de milenio
Internet está lleno de artículos y noticias que advierten de un nuevo apocalipsis informático. Se trata del efecto 2038 –también llamado Y2K38–, que podría hacer que el martes 19 de enero de 2038 se produzca un fallo general en millones de dispositivos electrónicos, confundiendo esa fecha con el 13 de diciembre de 1901.

El fin de los tiempos

Para los más curiosos, no puede faltar la explicación de por qué puede llegar a suceder esto. Todo se debe a la arquitectura de 32-bits. Los sistemas operativos que funcionan con este tipo de arquitectura llevan a cabo procesos utilizando 32 dígitos binarios, lo que permite un total de 4.294.967.295 combinaciones posibles. Dado que la mitad de esos valores son positivos y la otra mitad negativos, el rango va desde -2.147.483.648 hasta 2.147.483.647, estableciendo este valor como su límite superior.

El problema es que los sistemas operativos tradicionales tienen el 1º de enero de 1970 como fecha de inicio del calendario. Es decir que para determinar la hora, el reloj cuenta cuántos segundos exactamente pasaron desde esa fecha. Lo que sucederá es que, en la madrugada del 19 de enero de 2038, el contador de segundos llegará justamente a la insuperable cifra apocalíptica: 2.147.483.647.

Los dispositivos, al no ser capaces de almacenar más cifras en positivo, saltarán al valor negativo, lo que supondría el fin de los tiempos informáticos, o más bien, el reinicio de los tiempos informáticos. En un abrir y cerrar de ojos pasaríamos a vivir en el año 1901.

Dado ese catastrófico acontecimiento, se producirán muchos errores en el funcionamiento de los aparatos electrónicos. Es difícil enumerar todos los efectos secundarios y las implicaciones que tendría esto. Hay que vivir para ver. Pero la principal cuestión es: no habrá nada para ver.

Derribando el mito

¿Cuántos mitos circulan en internet? Algunas de estas historias se vuelven virales, pero no por ello más ciertas. Para Camilo Gutiérrez Amaya, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET –compañía líder en detección proactiva de amenazas–, el efecto 2038 no es más que un hoax.

Del inglés "engaño" o "bulo", los hoax son exactamente eso: todo engaño que circula por la red. Surge de algo muy pequeño, como un mensaje en las redes sociales y de a poco va creciendo como una bola de nieve que se hace más grande al bajar ladera abajo. Su finalidad: engañar al mayor número de personas posibles, haciéndose pasar por verdad. "Lo único que hacen es generar pánico en aquellos usuarios que no se informan de manera adecuada. Sí es una curiosidad, algo que podría llegar a ocurrir, pero no va a ocurrir, porque no dejaremos que ocurra", explicó Gutiérrez Amaya a Cromo.

Teniendo en cuenta la velocidad con la que avanza la tecnología hoy en día, este posible bug informático se convierte en mito. Uno más entre los miles que circulan en la red. "Consiste en una falla que va a afectar a aquellos dispositivos que tienen arquitectura 32-bits. Pero ya hoy en día estamos viendo dispositivos con arquitectura 64-bits. De aquí a cinco años los que utilicen 32-bits van a ser los menos, y de aquí a 20 años menos aun", destacó.

La muerte de los 32-bits

Si el tiempo se congelara por 21 años y nos despertamos el 19 de enero de 2038, entonces sí, la falla tendría lugar. Pero ni el tiempo tiene planes de congelarse ni los avances tecnológicos de detenerse. Todo lo que tiene que ver con el desarrollo de la tecnología es exponencial: en dos décadas va a evolucionar de tal modo que se utilizarán arquitecturas de 64-bits o hasta 128-bits, con una capacidad de procesamiento mucho más grande.

Gutiérrez Amaya afirmó que el recambio de arquitecturas es un hecho; no hay forma de evitarlo. Cada vez se maneja más información, por lo que hace falta que los sistemas de procesamiento se actualicen para no quedar atrás.

Windows, por ejemplo, está disponible únicamente en encarnaciones de 64-bits desde 2010. Lo mismo con Apple: el futuro de iOS es solo de 64-bits. En enero de este año, esta empresa anunció que el iOS 11 dejará de ser compatible con las aplicaciones de 32-bits.

Estos, sin duda, están llegando a su fin. Se viene algo mucho más complejo, capaz de satisfacer las necesidades de la época.

Déjà vu

Con la llegada del milenio, se esperaba un caos informático, que nunca llegó a producirse. El efecto 2000 sembró pánico en todo el mundo. "Se pensaba que íbamos a llegar al 01-01-00, y las máquinas lo podían confundir con el 1º de enero del 1900", detalló el jefe de Investigaciones de ESET.

Un apocalipsis con ascensores trabados, apagones masivos y otras catástrofes propias de películas distópicas. Nueva Zelanda, el primer país en llegar al 2000, anunció que allí reinaba la más absoluta paz informática. La transición al nuevo milenio culminó con éxito.


Populares de la sección

Acerca del autor