Ecriptar información para protegerse

Evitar el espionaje es el objetivo de muchas aplicaciones y servicios que surgen cada vez con más frecuencia, a pesar de que la falta de una curaduría de parte de expertos hace difícil saber cuál es infalible
A muy poco estuvo el abogado y columnista del diario británico The Guardian, Glenn Greenwald, de perderse la primicia de su vida y todo por no tener un software de encriptación de datos. Cuando el exfuncionario de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden decidió arriesgar su libertad al filtrar documentos secretos, eligió a Greenwald para que se encargue de publicarlos. Bajo el seudónimo de Cincinnatus, Snowden le pidió al periodista que instalara un programa que codifique los datos como condición necesaria para brindarle la información que escandalizó al mundo.

Con las filtraciones de Snowden, creció la conciencia de que la comunicación a través de internet no es segura en ningún lado y que al querer compartir un archivo importante es fundamental encriptarlo con un servicio confiable. De hecho, un grupo de empresas de tecnología y grupos que defienden los derechos humanos se unieron en una propuesta que reclama que se proteja la privacidad de los usuarios de todo internet, especialmente los de aquellas empresas que manejan datos de millones de personas. Gigantes como Twitter, Dropbox o DuckDuckGo apoyan esta iniciativa, que se llama Encrypt all the things.

Por eso, ya hay varias iniciativas que prometen ser “a prueba de NSA” y combatir el espionaje, así venga de una agencia de seguridad o de un hacker anónimo. Empresas como Microsoft, Google y Facebook, que enfrentan acusaciones de proveer a la NSA con información privada de sus usuarios, ya están tomando la encriptación como bandera para reconquistar la confianza perdida.

Una de las medidas que están tomando es incorporar protocolos de encriptación como el Https, que por lo general se usa para transacciones comerciales. Con este sistema, las computadoras “se ponen de acuerdo” en un código con el que cifran la información y que dificulta el acceso a los intrusos. Cuando una página tiene esta protección, la sigla aparece en verde antes de la dirección web, con un candado al costado.

Facebook, por ejemplo, estableció este protocolo como predeterminado para el tráfico de información, es decir que se usará por defecto en su sitio. Esto, según la empresa, hará que la navegación allí sea segura.

Google, por su parte, anunció este miércoles que daría más importancia en sus resultados de búsquedas a los sitios que estén encriptados. Esa barrera, sostiene la compañía, se interpone entre terceros que quieran meterse entre los sitios y usuarios para robar su información privada, además de incentivar a las webs para que se preocupen por incorporarla. A principios de este año, Yahoo! y Microsoft comenzaron a cifrar sus servicios de correo electrónico.

Los más populares


En palabras simples, encriptar un dato es codificarlo de forma que solo quien posea la clave pueda descifrarlo. Hay varias apps, programas y servicios que ofrecen este tipo de cifrado.

El software para enviar correos codificados más conocido es PGP (Pretty Good Privacy), creado por el ingeniero de software Philip Zimmermann.Aunque fue creado en 1991 y ahora hay muchas otras formas de encriptar, PGP fue el único a través del cual Snowden estaba dispuesto a pasarle la información a Greenwald.

Recientemente, Zimmermann creó Silent Circle, una empresa que ofrece varias aplicaciones para realizar llamadas, videollamadas, mandar mensajes y archivos, todo encriptado.

La paranoia fomentada por las filtraciones de Snowden llevó a que hasta haya un smartphone especialmente diseñado para protegerse contra los espías. Se llama Blackphone y fue lanzado hace un mes bajo la consigna de ser el más seguro hasta el momento. Entre las aplicaciones que incluye, se encuentra una suscripción de dos años a los servicios de Silent Circle, que son pagos y no funcionan todavía en Uruguay, pero sí en varios países de la región.

Desconfiar es la clave


En cuanto a las opciones que hay para encriptar datos y comunicaciones, el abanico es amplio. Cryptocat, por ejemplo, es una extensión gratuita de Google Chrome que permite tener conversaciones encriptadas en pocos minutos y simples pasos. Basta con instalarla en el navegador, abrir un chat con un código y que el receptor ingrese esa misma contraseña para poder comunicarse, e incluso mandar archivos comprimidos e imágenes.

Otros nombres conocidos son RedPhone, Wickr, OSTel y la lista sigue. El gran problema que salió a la luz luego del escándalo de la NSA, resumió el sitio de tecnología Mashable en un informe sobre la encriptación, es que no hay una curaduría especializada de este tipo de aplicaciones y programas. Entonces, para los usuarios es muy difícil saber cuál elegir.

Varios sitios de tecnología ya han consultado con expertos en seguridad informática para hacer sus recomendaciones. Las decenas de apps que prometen encriptar, proteger y asegurar los datos bien podrían ser una revolución en la protección de las comunicaciones o parte de un colador del que siempre se va a escapar algún dato.

Por eso, los mismos proveedores de encriptación le piden a sus usuarios que desconfíen de sus servicios. Es importante estar al tanto de las últimas noticias y hacer una investigación antes de dejar información secreta en manos de un servicio de encriptación.

Otra medida que revela si un programa de encriptación es bueno o no es que sea de código abierto. Una frase del criptógrafo Auguste Kerckhoffs en el siglo XIX resume esta noción: “Un sistema criptográfico debería ser seguro incluso cuando todo en él, incluso la clave, es de público conocimiento”.

Greenwald estará en los libros de historia del futuro por su trabajo con los documentos filtrados por Snowden. Pero para que pudiera usar PGP, Snowden llegó incluso a hacerle un video tutorial y aún así, el periodista lo ignoró. Recién supo que quien le había hecho ese video era Snowden cuando lo tuvo cara a cara, gracias al contacto de una colega, quien además le enseñó a usar la encriptación. A partir de entonces, esta pasó a ser la forma de comunicación entre el periodista y su fuente.

Si la encriptación será o no una solución para las violaciones a la privacidad, nadie lo puede predecir. Mientras, las empresas ponen cada vez más esfuerzo en mejorar sus sistemas de seguridad para que ni siquiera ellos mismos puedan saber de qué hablan sus usuarios




Para encriptar archivos, mensajes y llamadas de forma gratuita




MiniLock

Esta extensión de Google Chrome permite compartir archivos con otras personas de forma segura y determinar quiénes tendrán acceso a archivos a través de un código.

Wickr

Una aplicación de mensajería secreta que promete encriptación a nivel militar. A simple vista. funciona como Snapchat, pues destruye los mensajes tras un tiempo determinado, incluyendo fotos, videos y otros archivos.

OSTel

El diario The Guardian tiene su propio proyecto que promete hacer llamadas a cualquier lugar desde cualquier smartphone de forma segura, aunque Cromo no lo pudo comprobar desde Uruguay.


Comentarios