Ecologistas contra permitir la caza de los osos grizzly

Mientras el gobierno recomienda eliminar al animal de la lista de especies en peligro de extinción, los ecologistas afirman que todavía sufren los trastornos derivados del cambio climático
Ecologistas estadounidenses intentan impedir el levantamiento de las medidas de protección de los osos grizzly, afirmando de que los trastornos del ecosistema debido al cambio climático privan a estos animales de una importante fuente de alimento.

Funcionarios federales y estatales responsables de la gestión de poblaciones de osos grizzly (Ursus arctos horribilis), una subespecie del oso pardo que habita en tierras altas de América del Norte y son característicos del Parque Nacional de Yellowstone, en el noroeste del país, recomendaron unánimemente el miércoles eliminarlo de la lista de especies en peligro de extinción, lo que allanaría el camino a su caza.

La decisión final del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (FWS, por su sigla en inglés) recién se espera para principios de 2014.

Los osos grizzly de Yellowstone, un parque que se extiende por los estados de Wyoming, Idaho y Montana, dejaron de estar protegidos por el gobierno federal en 2007, cuando los servicios gubernamentales estimaron que la población de este animal había alcanzado un número deseable. Esta población fue evaluada entonces en 600 individuos contra solo 175 en 1975, cuando comenzó a ser protegido.

Pero los ecologistas lograron que la justicia anulara esa decisión. Argumentaron que el gobierno federal no había tenido en cuenta en su decisión que el calentamiento global provocó una fuerte reducción de los bosques de pino de corteza blanca, una importante fuente de alimento para estos osos.

Opiniones cruzadas


La votación del miércoles del "Comité interinstitucional del grizzly" busca revisar las decisiones de los tribunales, con el argumento de que estos animales pueden encontrar un sinnúmero de otras fuentes de alimentos.

David Mattson, experto en osos pardos de la Universidad de Yale, dijo el jueves en una conferencia de prensa que "esta votación no tiene en cuenta la realidad de la situación en el terreno".

Un estudio mostró que el 95% de los bosques de pino blanco están afectadas por la roya, y en los últimos años por insectos que, con el calentamiento, han emigrado a zonas más altas donde crecen estos árboles, agregó.

Para Bonnie Rice, una funcionaria en Montana de Sierra Club, la mayor organización ecologista de Estados Unidos, "el oso grizzly es sin duda el símbolo más hermoso y poderoso de nuestro patrimonio natural, que gracias a la protección federal, ha reaparecido de manera notable, pero sigue siendo frágil".

El levantamiento de la protección de los lobos en Montana e Idaho en 2011, seguido en 2012 por Wyoming, también provocó fuertes protestas entre los ecologistas, pero hasta la fecha sigue vigente.

Comentarios