Dos disparos en primera persona

Separados por unos pocos días, acaban de ser lanzados los nuevos títulos de dos reconocidas franquicias de videojuegos del género shooter: "Battlefield" y "Call of Duty". Este es el pasado y presente de ambas sagas


El jugador casual podría tener problemas para diferenciarlos. Es que, a simple vista, los first person shooter (juegos de disparos en primera persona) se parecen bastante. En el caso de estas dos franquicias en particular, la similitud es todavía mayor debido a sus ambientaciones militares, su relación con conflictos bélicos reales e históricos (la Segunda Guerra Mundial es parte fundamental de ambas sagas) y su parafernalia armamentística. Pero, para el verdadero gamer, las series Battlefield y Call of Duty tienen notorias diferencias.

A unos días del lanzamiento de sus nuevas entregas, Battlefield 4 y Call of Duty: Ghosts, hacemos un repaso del presente y pasado de dos de los máximos representantes actuales de este género.

Batalla total


Desarrollada por Digital Illusions Creative Entertainment, subsidiara de Electronic Arts, la saga Battlefield lleva 13 entregas en sus 11 años de vida, contando las expansiones.

El primer título, Battlefield 1942, logró desde un principio diferenciarse de otros shooters por emplear el método de “conquista”. Los jugadores participaban de equipos que luchaban por puntos de control, ejemplificados con banderas. Al contrario de otros títulos, donde cada vez que el gamer moría debía esperar a que se iniciara otra partida, en Battlefield uno reencarnaba de inmediato en algún otro integrante del equipo (de quedar libre y vivo alguno todavía), lo que daba mayor dinamismo.

En casi todas sus entregas, la saga mantuvo el formato de disparos en primera, con la excepción del Battlefield Heroes, lanzado en 2009. El juego utilizaba el formato en tercera persona al estilo de Grand Theft Auto (GTA) y su intención era humorística.

En Battlefield 4 la acción se traslada al presente en la llamada Guerra Moderna. La primera misión está ambientada en Bakú, capital de Azerbaiyán. Luego la acción se traslada a China, donde el jugador hará base mientras recorre distintos lugares de Asia.

Como en la mayoría de las ediciones de Battlefield, además de la variante multijugador que enfrenta automáticamente al usuario en algún mapa, la nueva entrega cuenta con una historia. Daniel Recker, miembro del escuadrón de asalto Tombstone, tiene junto a sus compañeros la misión de capturar a un esquivo general ruso que traicionó a su país y trata de vender peligrosos secretos de guerra, entre ellos un plan de golpe de Estado en China, respaldado por Rusia. Perseguirlo por Asia será la aventura.

La llamada del deber


Nacida en 2003, apenas un año después de Battlefield, la saga Call of Duty logró durante varios años ocupar el podio del videojuego más exitoso del año, hasta que el GTA lo desbancó. La franquicia creada por Ben Chichoski para el sello Activision comenzó ambientada en la segunda guerra mundial y, desde entonces, ha recorrido casi todo conflicto bélico histórico.

El éxito de Call of Duty ha sido tal que se ha diversificado en distintos formatos: figuras de acción, juego de cartas y hasta una miniserie en historietas. La fama también la ha convertido en el centro de las críticas que se hacen a los juegos de disparos en primera persona por su violencia.

La historia de Call of Duty: Ghosts se ambienta en un futuro próximo, con Estados Unidos y otros países devastados luego de un brutal ataque a gran escala. Los malos de turno somos los sudamericanos, que aprovechamos que Estados Unidos está destruido para invadirlo al frente de una Federación Sudamericana liderada por Venezuela. El jugador forma parte de los heroicos defensores que nos salen al paso y tratan de liberar a su país de nuestra ofensiva. La mente detrás de dicha creación es Stephen Gahan, guionista de la película Traffic.

Otra novedad es la inclusión de animales-arma. La estrella es Riley, el perro policía que el jugador puede controlar, pero también aparecen peces entrenados como armas en las misiones submarinas.

¿Cuál es mejor?


En los pocos días que han transcurrido desde ambos lanzamientos, la recepción de Battlefield 4 ha sido mejor, aunque las ganancias han favorecido a Call of Duty: Ghosts.

Las principales críticas al Call of Duty se centran en un cierto conservadurismo y en la falta de innovación en la jugabilidad. No obstante, facturó US$ 1.000 millones en un día, el doble que la edición anterior de la saga. En cambio, Battlefield usa al máximo las posibilidades de las consolas y ofrece innovaciones en el juego, lo que le han valido cantidad de elogios, pero no tanto dinero.

La historia dará su propio veredicto.

 





.

Populares de la sección

Comentarios