Dónde está prohibido Pokémon Go

El juego móvil es considerado una ofensa por gobiernos e instituciones

Para muchos gobiernos e instituciones, Pokémon Go no es un juego: es una ofensa.

Las poképaradas, gimnasios y criaturas del juego que había en el Parque de la Paz de Hiroshima, que rinde homenaje a las víctimas de la bomba atómica que devastó el lugar hace 71 años, han sido retiradas. El gobierno de Hiroshima solicitó al desarrollador, Niantic, que retirase las localizaciones de la zona cero del primer ataque nuclear de la historia que aparecían en el título y estaban atrayendo a un elevando número de jugadores, algo que consideraba inapropiado para el lugar.

La Corte Suprema de Japón también lo quiere afuera de sus 486 tribunales; al igual que la propietaria de la central nuclear de Fukushima, Tokyo Electric Power (TEPCO). La compañía eléctrica realizó la solicitud tras detectar la presencia de una de estas criaturas virtuales en una de sus plantas, donde quiere evitar que se produzcan intrusiones.

La Oficina Nacional de Autopistas de Taiwán pidió a Niantic desarrollar el juego fuera de las carreteras y autopistas del país. Más de 1.200 jugadores taiwaneses recibieron multas en los tres primeros días desde el lanzamiento del juego. La mayoría fueron capturados jugando mientras iban en sus motocicletas, informó CNN.

El Museo del Genocidio Tuol Sleng en Camboya prohibió el juego en sus instalaciones, según medios locales. Además, el cementerio de Arlington y el Museo del Holocausto en el área de Washington también prohibieron a los jugadores buscar Pokémon en sus sitios.

Irán se convirtió en el primer país en prohibir oficialmente Pokémon Go, aduciendo que el juego pone en peligro la seguridad del país. "Dado que este juego es una mezcla de juegos virtuales y físicos, la aplicación puede plantear muchos problemas para el país y para la población en términos de seguridad", dijo el fiscal general adjunto de Teherán, Abdulsamad Khoram Abadi. Las autoridades islámicas de Egipto, por su parte, también se han sumado a la prohibición por "antiislámico".

Las autoridades de Tailandia advirtieron de posibles riesgos para la salud y el patrimonio vinculados con la aplicación. El ministerio de Cultura tailandés expresó su preocupación por los posibles daños a monumentos históricos que podrían causar los jugadores de la aplicación, según el portal Daily News Online.

En Malasia, la aplicación estuvo disponible un día después de que el comité islámico consultivo para asuntos legales desaconsejara su uso para musulmanes al considerarlo "dañino". "Puede alentar las ansias de poder y el deseo hacia ídolos de poder. También puede fomentar el juego y las apuestas", indicó uno de los expertos del comité, Zulkifli Mohamad al Bakri, en un comunicado.

Zulkifli también denunció que Pokémon Go puede propiciar la intrusión en la vida privada, accidentes, negligencias y adicción.

Los muftíes del santuario islámico Dargah-e-Ala Hazrat, en el norte de la India, han declarado en una fetua (edicto religioso) como "haraam" o prohibido el popular juego Pokémon Go, por considerar que promociona a "satán" y que resulta "peligroso" para los usuarios.

El clérigo que emitió el edicto, Mohammed Saleem Noori, argumentó que la aplicación pone a los jugadores en peligro de sufrir "accidentes", ya que la utilizan ensimismados mientras caminan por la vía pública o las carreteras.

El popular juego cuenta con más de 75 millones de descargas en todo el mundo.


Fuente: Basado en EFE