Dispositivos modernos que presumen de estilo retro

La nostalgia se apodera de la última tecnología
La semana pasada, Nokia llevó al Mobile World Congress de Barcelona un teléfono que no necesita presentaciones. La compañía finlandesa ha recuperado el Nokia 3310, teléfono que fue lanzado oficialmente en el año 2000, y ha convertido la reedición del famoso terminal en la estrella de la feria. Y es que, el pasado está más de moda que nunca.

En realidad, el nuevo Nokia 3310 es un terminal sin mucha utilidad en la actualidad, pues no permite la descarga de las aplicaciones habituales, la conexión a Internet es 2G -para navegar con limitaciones- y no tiene pantalla táctil. Eso sí, su precio es de 49 euros.

El regreso de productos que nos conquistaron hace años no solo ocurre en el sector de la telefonía. En el mundo de la fotografía, las cámaras se modernizan pero el estilo de los aparatos regresa al diseño de las de hace décadas. Fujifilm, por ejemplo, cuenta con la gama Serie X con distintos modelos de dispositivos en los que destaca el aspecto vintage. De entre ellas, la más actual es la X100F, con los avances de una cámara digital de calidad pero con características de una analógica de hace años.

Al ritmo del siglo pasado

Sony lanzó al mercado el Walkman en 1979 como un reproductor de audio portátil. A día de hoy, la japonesa mantiene en el mercado esta marca, pero ha dicho adiós a las cintas de cassette. En concreto, los nuevos Walkman de Sony son una familia de potentes reproductores MP3 que van desde 90 euros hasta 3.300 en el caso del que tiene más memoria y ofrece mayor calidad de sonido.

Por su parte, Philips se ha inspirado en el aspecto de su radio Original, lanzada en 1955, para diseñar un nuevo modelo con este mismo nombre pero con reproductor de radio DAB+ y FM y de música inalámbrica de dispositivos inteligentes mediante conexión bluetooth. Además, para facilitar su manejo funciona con una pantalla LCD retroiluminada y tiene un puerto USB para conectar cualquier terminal móvil.

gramovox.jpg

Más atrás en el tiempo se han desplazado los diseñadores de Bluetooth Gramophone. Este altavoz con forma de gramófono que comercializa la compañía Gramovox responde a la perfección a la unión entre lo antiguo y lo moderno. Por una parte, su aspecto transporta a los hogares de principios del siglo XX cuando la música sonaba distorsionada. Por otra, la conexión inalámbrica, el puerto Micro-USB, la compatibilidad con Android e iOS o la alta calidad de sonido, hacen regresar al usuario al momento actual.


Fuente: Expansión