Dime qué procesador tienes y te diré qué puedes hacer con tu equipo

El consumidor no suele dominar los secretos de esta pequeña pieza, aunque es la clave que determina el rendimiento de una computadora. Aquí, piques para elegir el mejor dispositivo según sus necesidades
A la hora de comprar una nueva PC, usted ¿qué variables calibra? Según los analistas, la primera es el precio. La lógica detrás de esta prioridad es irrefutable: el consumidor piensa en la tecnología como una inversión –en general gruesa– y por eso primero evalúa cuánto deberá sacar de su bolsillo. Pero hay otros factores que también inciden, entre ellos la marca y su prestigio. Cada vez más valora el espacio de almacenamiento de la máquina, ya sea notebook o de escritorio, e incluso prestaciones tales como si tiene touch o se trata de un híbrido que permite retirar la pantalla para usarla como tableta.

Todas estas variables inciden siempre en el precio, para volver así a la prioridad del usuario, y para decidir mejor es importante conocerlas. Pero hay una parte del equipo que no suele estar en el esquema mental que maneja una persona promedio, y que, sin embargo, es esencial: el procesador. ¿Qué tipo de procesador tiene la PC, tableta y hasta el celular de sus amores? Y, sobre todo, ¿ese procesador se adecua a sus necesidades reales o imaginarias?

En primer lugar hay que entender qué es un procesador y por qué su potencia –o la falta de ella– incide de forma vital en la performance de un dispositivo. "Es el cerebro, si comparamos una máquina con el cuerpo humano", consideró Germán Loureiro, gerente de Ingeniería para Intel Argentina y Uruguay, la compañía que equipa con procesadores a más PC y la número dos en tabletas. "El cerebro da las órdenes para que se cumplan todas las funciones de un organismo, igual que el procesador".

¿Qué tipo de procesador tiene la PC, tableta y hasta el celular de sus amores? Y, sobre todo, ¿ese procesador se adecua a sus necesidades reales o imaginarias?

Por lo tanto, qué procesador tenga su máquina definirá en buena parte cuán rápida y poderosa será. La disyuntiva puede parecer trivial pero está en la base de cualquier decisión de compra. Si pretende usar su computadora para enviar mails, navegar en internet y escribir documentos en Word o programas similares, bastará con un procesador de los menos sofisticados (y así pagará menos por esa máquina). Si, en cambio, necesita la PC para editar videos o fotografías, o es un gamer o simplemente es una persona impaciente que odia esperar para que se abra un programa –y tiene el dinero para bancar su impaciencia– entonces deberá decidirse por uno de los procesadores más potentes que se ofrecen en el mercado.

Una definición útil a tener en cuenta es si usted es más un consumidor que un creador de contenidos. En el primer escenario estamos todos los usuarios y si esa es nuestra característica sobresaliente podemos optar por procesadores más básicos (ver recuadro). En el segundo de los casos habrá que invertir en una maquina con un procesador más poderoso y, por lo tanto, más cara.

intel i7

Moore y más

Los procesadores se rigen por una ley empírica, la de Moore, que definió uno de los fundadores de Intel, Gordon Moore, en 1965. Esta establece que cada dos años se duplica el número de transistores en un circuito integrado. Traducido al lenguaje de los mortales, esto significa que cada 18 meses se duplica la densidad de un procesador. Esto no significa que será dos veces más potente o tendrá el doble de capacidad de procesamiento, pero sí que incluirá nuevas funciones. En el mundo de los procesadores nada es sencillo y casi nada se puede explicar con una sola frase, pero lo cierto es que en 26 años el número de transistores en un chip se incrementó 3.200 veces. Ergo, cada vez son más potentes, más pequeños y accesibles.

Actualmente, entre los fabricantes líderes de procesadores están Intel, AMD, IBM, Qualcomm, Nvidia y hasta Samsung. Cada vez más, por otra parte, se está considerando qué tipo de procesador se usa para potenciar otros dispositivos, tales como celulares o tabletas. De esta manera, lo que en apariencia es una tableta igual a otra pero con una considerable diferencia de precio, seguramente sea una tableta muy distinta a la otra porque tiene un procesador más potente que eleva su costo.

Para ser "experto" en procesadores usted también debe saber que algunos tienen el mismo nombre pero pertenecen a diferentes "generaciones". Hoy en día es posible comprar, por ejemplo, una máquina con un Intel Core i3, i5 o i7 de tercera, cuarta o quinta generación. Las últimas son las más modernas e incluyen más avances.

La quinta generación de Intel se lanzó en 2015 y permite, entre otras funciones, reconocer la voz del usuario hasta el punto de que, si la computadora lo permite, es posible prenderla solamente enunciando una frase o palabra predeterminada que el sistema reconozca. Los avances de las generaciones se miden en funciones y en velocidad. En el caso de esta quinta generación de iCore –una denominación que Intel comenzó a usar en 2009– suma nuevas funcionalidades pero no se diferencia de su antecesora por una mayor velocidad de procesamiento, explicó Loureiro.

procesador

Potentes y gasoleras


Entre 2007 y 2014 Intel duplicó el rendimiento de sus procesadores, un detalle que debe importarnos porque si compremos una generación más nueva tendremos máquinas que respondan más rápidamente. Pero, sobre todo, serán máquinas que manejen mejor el consumo de energía. Las computadoras con procesadores más recientes logran ahorrar energía y, más importante aun para el consumidor moderno, sus baterías duran cada vez más.

Otra variable importante a considerar cuando se elige un procesador –y por ende una PC, tableta o celular– es cuántos "core" o núcleos incluye, que para computadoras pueden ir de uno a cuatro unidades. Un procesador multinúcleo está compuesto de dos o más y cada uno de ellos es capaz de procesar instrucciones individuales.

De todos modos, no sea conservador: la impaciencia informática ya nos ganó a casi todos.

Un procesador de más de un núcleo es una buena opción para quienes necesitan ejecutar más de un programa al mismo tiempo. Con un núcleo se manejan, por ejemplo, un antivirus y un programa de conversión de video, y con otro se consulta el correo electrónico, todo al mismo tiempo. Pero los núcleos múltiples se aprovechan realmente cuando se usa software que necesita de más de uno al mismo tiempo para que funcione más eficientemente; en general son programas que manejan gráficos, como juegos.

Con todo esto claro, ya tiene nuevos elementos para elegir su compra y, sobre todo, para no frustrarse con el producto que adquirió o simplemente no gastar de más cuando no lo necesita. De todos modos, no sea conservador: la impaciencia informática ya nos ganó a casi todos.

FotorCreated.jpg

Atom.
Si bien se usa sobre todo en tabletas y celulares, también hay computadoras que lo incorporan, en general las 2 en 1. Está pensado para la movilidad, por lo cual permiten que la batería dure más de lo usual. Las máquinas que tienen Atom son ideales para realizar tareas básicas, como chequear mail, navegar por internet, utilizar redes sociales o escribir con un procesador de texto. Su performance, en comparación con el resto de la gama, es lenta.

Celeron/Pentium.


Son dos tipos de procesadores diferentes pero apuntan al mismo segmento de usuarios, en general personas que buscan notebooks y computadoras de escritorio económicas. Permiten realizar todas las funciones básicas descritas en Atom, a lo que se le suma juegos online (si se usan juegos instalados ya no funcionan tan bien).

Si usa el paquete de programas de Microsoft, Office, estos procesadores le permitirán utilizar sin problemas Word y Power Point, aunque es probable que tenga problemas –y esperas– si trabaja con Excel intensivamente o con Access. Definitivamente no están pensadas para editar videos pesados ni para gamers, incluso aquellos amateurs pero que se toman el juego en serio.

Core i3.


Esta gama de procesadores está pensada para quienes crean contenidos además de consumirlos. El i3 es el mínimo indispensable para editar un video o una foto en un programa complejo y pesado como Photoshop. Estas funciones, sin embargo, pueden trancarse con este tipo de procesador. Es una buena opción para quienes usan todo tipo de programas "básicos" y también disfrutan de ver películas en HD. El Celeron es más lento que el Pentium y el Core i3 es más rápido que el Pentium.

Core i5.


La gama Core i se vende de cuarta y quinta generación en máquinas nuevas; el año próximo se lanzará la sexta. Con este procesador, una máquina ejecuta funciones múltiples al mismo tiempo, en general sin frenos. Es ideal para quienes quieren consumir cualquier tipo de contenido y generar algunos, aunque no para los que hacen uso más intensivo de programas y aplicaciones. Permite una buena relación precio/performance.

Core i7.


Es el procesador más potente, para quienes "no quieren resignar nada", explicó Loureiro de Intel. Ideal para personas que trabajan con herramientas de diseño y edición y para gamers "pesados". Cuando se usan estos programas es cuando realmente se aprovechan los cuatro núcleos de procesamiento de los i7 (algunos i5 también son quad core), porque estos requieren de los cuatro para que funcionen sin trancas; de esta manera el usuario casi no tiene que esperar, tanto para abrirlos como para manipularlos. Los ejemplos más claros de estos programas son Adobe Photoshop o 3D Studio Max.


Populares de la sección

Acerca del autor