Día Mundial del Medio Ambiente: dejando la huella

El programa sobre desarrollo sustentable en escuelas públicas, Mi Mundo, busca acercar a los niños al tema mediante un diagnóstico ambiental
Todos dejan una huella ambiental. Conocerla permite trazar un diagnóstico del impacto ambiental que tiene el hogar, la escuela e incluso uno mismo, para luego diseñar un plan que reduzca esa huella.

Esto es lo que se propone el programa Mi Mundo sobre desarrollo sustentable en escuelas públicas. Creado por Repapel junto a Petrobras y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), busca acercar a los niños al problema del deterioro del medio ambiente y orientarlos en la búsqueda de soluciones que ayuden a mitigarlo.

Mi Mundo se guía por las medidas que hoy se ensayan en todo el mundo para el desarrollo sostenible y se adueña del concepto de huella ambiental: un diagnóstico que permite diseñar planes para minimizar esa marca, seguido por la implementación del plan y, finalmente, la evaluación de los resultados.

Para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente, este martes se llevará a cabo la presentación oficial del programa, a las 11 horas, en la sala de actos de la Unión Postal de las Américas, España y Portugal (Barrios Amorín 870 esquina Cebollatí).

Cuanto más chica, mejor


“La huella ambiental es un indicador comprensivo de los impactos ambientales que generamos por las actividades normales que desarrollamos”, explicó el coordinador del programa, Federico Barábai. Por tanto, cuanto más chica la huella, mejor, y viceversa.

Pero solo en la teoría. Barábai aclaró que, como todos los indicadores, la huella no trabaja bien de forma aislada. Así, una huella “baja” no refleja qué tan bien vive la gente, por lo que el valor debe encontrarse dentro de ciertos mínimos para que no atente contra la calidad de vida de las personas.

La unidad típica para medir esta huella es la hectárea por habitante por año. Es decir, da cuenta de las hectáreas de ecosistema necesarias para abastecer los servicios ambientales que se precisan.

Para medir la huella en las escuelas se toman entre unas 20 y 25 variables que tienen que ver con el consumo de energía eléctrica, consumo de agua y transporte, entre otras.

Escuelas en acción


Las escuelas pública de Montevideo Nº 143 (Casabó), 339 (Flor de Maroñas), 40 (Jacinto Vera) y 28 (La Blanqueada) experimentaron el plan piloto que Repapel realizó en 2011. A cada escuela se le proporcionaron US$ 2 mil de presupuesto y un mes para ejecutar el plan.

Si bien Barábai dijo no contar aún con los resultados finales, confirmó los logros que estas escuelas alcanzaron en cada una de las etapas del plan de reducción. Estas incluyeron campañas de comunicación interna para la concientización, arreglo de cañerías, instalación de sensores de movimiento, canillas de autocorte y cisternas de descarga.

Calculador de huella ambiental


Este año, Mi Mundo volverá a convocar a escuelas para que participen de la nueva edición del programa. En agosto, estará online el Portal Mi mundo, que permitirá que cada uno calcule su propia huella: “Se introduce de qué tamaño es la casa, metraje cuadrado, cuántas habitaciones, datos que se pueden completar casi de memoria”, contó Barábai.

Tanbién explicó que el calculador tiene en cuenta el promedio de huella uruguaya y al final ofrece un módulo con estadísticas sobre cómo es la huella por departamento y por sexo, entre otros cortes.


Las huellas del mundo


La ONG mundial Footprint Network Organization se dedica a evaluar las huellas ambientales de los países, para lo que considera cientos de variables. Para esta ONG, Uruguay cuenta con una huella ambiental de 5,5 hectáreas/habitante/año.

Como referencia, se toma el promedio de huella mundial, que es de 1,8. “O sea que estamos tres veces por encima del promedio”, indicó Barábai, quien trabajó en un proyecto sobre indicadores ambientales para las Naciones Unidas años atrás.

“Nos comunicamos con ellos para ver qué pasaba con ese tema y resulta que nos habían asignado las 12 millones de cabezas de ganado uruguayo a toda la población, cuando en realidad consumimos entre el 30 y 40%”, explicó el coordinador. Modificando esa variable, la huella ambiental de Uruguay ronda los 2,2 hectáreas/habitante/año, un valor un poco menor al de Argentina.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios