Después del "selfie", llega el "groufie"

El autorretrato grupal agrega presión a la industria de los móviles para crear mejores cámaras frontales en sus smartphones

La palabra de 2013, selfie, ahora tiene una hermana menor: groufie. El término está conformado por las palabras “grupo” y “autorretrato” en inglés, pero resulta extraño. Tal vez se deba a que no resultó de manera espontánea, sino que fue acuñado por el tercer fabricante de smartphones del mundo, Huawei, de China.


El término selfie nació de forma espontánea, como un reflejo de la transformación de los celulares a cámaras conectadas a internet. Groufie, palabra que ya es marca registrada de Huawei en China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos, también refleja una tendencia naciente: las cámaras frontales de los smartphones, que alguna vez fueron útiles solo para los videochats, son cada vez más poderosas, permitiendo hasta autorretratos grupales.


Sony, el líder del mercado en sensores de imagen (fabrica el hardware para las cámaras frontales del iPhone y fue el principal proveedor de Samsung antes de que este desarrollara sus propios sensores para el Galaxy S5) dice que esta tendencia ha abierto todo un nuevo mercado. Huawei encabeza esa carrera. Su teléfono Asscend P7, lanzado este mes, tiene una cámara frontal de 8 MP, igual que la cámara principal del iPhone 5S.


Pero la competencia es fuerte. HTC lanzó su One M8, con una cámara frontal de 5 MP y Microsoft, el nuevo dueño de la división de móviles de Nokia, trabaja en un teléfono con especificaciones similares. Incluso se rumorea que Apple, que en el lanzamiento del iPhone 5S desdeñó la carrera por los megapixeles, contempla el uso de una cámara frontal Sony de alta definición para su iPhone 6. Todo por el selfie perfecto.


Parecería que, al enfrentar un callejón sin salida tecnológico, los fabricantes de smartphones potencian la función más tonta. No es así: los selfies importan.


En octubre de 2013, se habían subido 35 millones a Instagram. Una encuesta británica el año pasado mostró que el autorretrato era el género fotográfico más popular entre las personas de entre 18 y 24 años, conformando el 30% de todas las fotos tomadas. Los selfies son el contenido más extendido en SnapChat, la herramienta de comunicación preferida de los más jóvenes.


Los selfies alimentan las campañas en redes sociales y arruinan vidas, ya que publicar demasiados es malo para las relaciones del mundo real. Además, un estudio reciente de la Academia Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva Facial halló que disparan la demanda de cirugías de nariz y trasplante de cabello.


Es normal que las marcas fomenten patrones de consumo que no son naturales para los usuarios. La palabra groufie parece el ejemplo perfecto de una tendencia manejada por el marketing. Sin embargo, el autorretrato grupal en sí es una moda real a la que los fabricantes de smartphones están llegando tarde.



Acerca del autor

Comentarios