Deshacerse del puerto de auriculares es molesto para todos menos para Apple

Cuáles son los pros y los contras de no tener un puerto de auriculares estándar

Continúa el furor sobre los reportes de que Apple se deshará del puerto estándar de 3.5 mm para auriculares, una pieza de tecnología que ha existido en una versión reconocible de su forma desde el siglo XIX.

Que todavía lo usemos es un ejemplo raro de la mentalidad "si no está roto, no lo arregles", que es algo inusual en una industria que disfruta de cambiar sus productos a una velocidad que marea a los consumidores.

La reacción, por supuesto, es estar molesto por los rumores, que surgieron primero en enero; ahora están volviendo. Es como el lío que se armó cuando Apple cambió su cable cargador al Lightning, excepto que multiplicado por mil, ya que el puerto de los auriculares es un estándar de la industria y no solo algo que Apple usa.

Los argumentos en contra son muchos. Primero, probablemente signifique que deberá ir a comprar aparatos nuevos, ya sea nuevos auriculares o un adaptador para modificar sus viejos auriculares, lo cual nunca es un pensamiento feliz para los tipos que ya gastaron más de US$ 500 en un celular.

Segundo, aprieta el control que tiene Apple en el mercado de accesorios, y posiblemente sobre la música digital también. Nilay Patel de The Verge argumenta que estos auriculares harían de la música digital la norma de la industria, y que hacer eso apoya tácitamente la gestión de derechos digitales, también conocido como aquello que lo previene de mover libremente archivos de medios entre sus dispositivos. Apple se despide del puerto analógico de los auriculares, argumenta, y se perderá la motivación para apoyar cualquier cosa analógica.

No importa cómo sea, el cambio significará más control para Apple, lo cual puede ser algo malo para los consumidores: cambiarse de un estándar abierto a uno cerrado normalmente lleva a confusiones y costos más altos para los consumidores.

Finalmente, si Apple no agrega otro puerto Lightning al teléfono, una adición que parece improbable si Apple quiere agregar más espacio dentro del teléfono, también significa que no podrá cargar su teléfono y usar los auriculares al mismo tiempo.

¿Y los argumentos a favor? Son pocos, pero fuertes. Uno es que la calidad del sonido puede ser mejor con un puerto Lightning, ciertamente el argumento que sostienen los pocos fabricantes que hacen estos auriculares hoy en día, que puede ser un cambio bienvenido para las personas que lloran la pérdida de brillo de la música de hoy en día.

También se supone que haría al iPhone más fino, o alternativamente crearía más espacio en el iPhone para algo como una batería más grande. Más fino probablemente no sea lo que las personas estén pidiendo al iPhone en este momento, pero una mejora de la vida de la batería sería apreciada.

La verdad es que, sí, si el cambio sucede, probablemente no sea lo mejor para los consumidores. Ciertamente no es amigable para el usuario. Apple tiene un buen historial de descartar tecnologías heredadas: discos duros, unidades de CD, ese viejo cargador de 30 pines.

Y tal vez la verdad más real es que Apple hará lo que Apple quiera hacer. Tal vez estos reportes son una prueba para ver cómo sería la reacción. Incluso con esta controversia, si los pros para Apple superan a los argumentos en contra, las chances son de que el cambio aparecerá.

A veces las compañías están del lado de los consumidores, a veces no. Pero siempre están de su propio lado.
Fuente: Hayley Tsukayama, The Washington Post

Populares de la sección