Desde Uruguay a Microsoft

Eduardo Mangarelli es director de tecnologías para América Latina, le apasiona la inteligencia artificial y cree que los autos autónomos están en camino a ser una realidad
Eduardo Mangarelli dice que muchos le preguntan si conoció a Bill Gates, lo cual es lógico, dado que esas preguntas vienen luego de explicar que es el director regional de tecnologías de Microsoft. A Mangarelli le cuesta pensar en anécdotas que le hayan sucedido durante su larga carrera dentro del gigante informático, pero puede hablar largo y tendido de lo que refiere a tendencias tecnológicas.

¿Cómo describiría a Microsoft?

Hay algunas características de Microsoft que creo que son sumamente distintivas. La primera es que es una empresa que está constantemente cuestionándose cómo mejorar. Lo segundo es que allí somos extremadamente perseverantes. Tercero, ponemos nuestro foco en la empresa con la cual trabajamos en conjunto para desarrollar tecnologías.

¿Qué diferencia a Microsoft de otras empresas tecnológicas que brindan soluciones?

Si hay algo que nos diferencia es que la cobertura de productos que tenemos es prácticamente única: teléfonos, tabletas, aplicaciones de productividad, servicios cloud, la consola de videojuegos, el correo electrónico.

¿Se imaginaría un mundo sin Microsoft?
La respuesta corta es no. Seguramente si no fuera Microsoft alguien más habría tomado ese espacio. Pero sin duda ha tenido un rol importante en la historia y en la democratización de la tecnología. Hay varios ejemplos: el DOS, Windows, después Word y Excel, que son de los productos más exitosos, no en términos ni de dinero ni de cantidad de usuarios, pero en términos de lo que habilitaron a las personas a hacer.

¿Qué extraña de los primeros sistemas operativos?

Yo empecé a usar Windows con la versión 3.11. En aquel momento tenía una empresa y con mi socio nos dedicábamos a hacer instalaciones para empresas de Windows 3.11 for Workgroups, que era la primera versión para redes, para empresas. Le tengo un cariño muy particular porque le dediqué muchas horas de mi vida. Recuerdo el impacto que fue el Windows 95 y cómo fue la base para Windows 98 y después la revolución con Windows 2000 y Windows XP. Disfruté mucho esa evolución. Estamos muy acostumbrados a esto, pero en aquel momento era una revolución enorme. Perdimos la capacidad de fascinarnos ante la innovación, porque las cosas pasan tan rápido que nos acostumbramos rápido, pero ¿cuántas de las cosas que hoy damos por sentadas teníamos hace cuatro años?

¿Un error y un acierto?

Un error que muchas veces recordamos y lamentamos es que nosotros, en 2005 o 2006, teníamos una línea de smartphones. Era de la marca Qtek y funcionaba con Windows Mobile. Fueron de los primeros smartphones que tenían correo electrónico y navegador. No supimos evolucionar eso a tiempo y de la forma adecuada. Claramente Apple lo hizo excelente. Un acierto muy grande ha sido con Windows 10. Más allá de los 200 millones de dispositivos, se cambió la filosofía de desarrollo del producto. Desde una versión muy temprana se hizo público para recibir el feedback de los usuarios. Luego, el trabajar desde un primer momento con los fabricantes de hardware para asegurarnos de que el sistema operativo fuese compatible. Y también el asegurar que todo PC con Windows 7 pudiera ser actualizable a Windows 10 y gratuito durante el primer año para la actualización.

Microsoft hizo una alianza con Volvo para desarrollar autos autónomos. ¿Cuál cree que será el futuro de esta tecnología?

Lo más fascinante es que, cada vez que el auto conduce, aprende. El fenómeno ya tiene sus expresiones en la realidad, como los Tesla, que ya se están comercializando, pero solamente pueden manejar en ciertas condiciones. Los tiempos en que esto se hará realidad dependen de los costos y la infraestructura vial. La tecnología seguirá evolucionando para ser efectiva en lugares más hostiles, pero es una realidad. Iremos viendo que ciertas características van a ser adoptadas por la industria automotriz actual.

¿Hay alguna tecnología de la que se considere apasionado?

El estado del arte de la inteligencia artificial. No hay un escenario que no sea lo suficientemente rico como para que no se le pueda aplicar la inteligencia artificial. Desde autos autónomos a celulares; que el teléfono sepa que en cierto momento no te pueden entrar llamadas, o que entren llamadas de los contactos que él solo aprendió que son importantes para vos. Es un tema que me fascina.

"Sí, conocí a Bill Gates"

Eduardo Mangarelli es un uruguayo trabajando en un gigante: Microsoft. Integra la empresa desde 2002 y desde entonces ha pasado por los roles de director de nuevas tecnologías para el Cono Sur, de innovación y nuevas tecnologías para Argentina y Uruguay, gerente general para Microsoft Uruguay y, desde 2011, es director del grupo de tecnologías para Latinoamérica, grupo que trabaja con otras empresas y emprendimientos ayudándolos a adoptar las tecnologías de Microsoft.

Es ingeniero de sistemas, profesor en la universidad ORT desde hace 19 años y mentor e inversor de algunas compañías locales. Su trabajo en Microsoft le implica viajar entre los países de la región, pero cuando se encuentra en Uruguay aprovecha a trabajar desde su casa, desde donde asiste a reuniones con sus contrapartes regionales vía Skype. Le gusta mucho estar informado, por lo que lee mucho, principalmente al principio y al final del día.

Lógicamente, trabajar en un gigante omnipresente como Microsoft ha despertado la curiosidad de quienes lo conocen. Según Mangarelli, es "descomunal" la cantidad de gente que le pregunta si conoció a Bill Gates, a lo que responde que sí, que coincidió con él en dos reuniones. Por otro lado, acompañó a Steve Ballmer, exCEO de Microsoft, sucesor de Bill Gates y predecesor de Satya Nadella, en su visita a Argentina. Lo que más le sorprendió de Ballmer fue su constante nivel de energía durante un día en el que tuvo que asistir a alrededor de nueve reuniones. Lo otro fue su capacidad de adaptar su discurso a su audiencia, ya fueran presidentes de empresas o estudiantes.

Entre los personajes de la industria que admira están Jeff Bezos, CEO de Amazon, no solo por considerarlo un visionario, sino también "por su coraje en el manejo de Wall Street". Elon Musk, CEO de Tesla, Space X, PayPal y creador de muchísimas iniciativas tecnológicas también está dentro de las lista de personas que admira, así como Satya Nadella, dentro de Microsoft. Fuera del ámbito tecnológico lee mucho material escrito por al ganador de un Nobel de economía, Daniel Kahneman, y el periodista Malcolm Gladwell.

Acerca del autor