Descubren un mundo de biodiversidad en diminutas criaturas oceánicas

Científicos hallaron en el plancton un conjunto de plantas, virus y peces embrionarios que son el alimento favorito de las ballenas
Científicos hallaron un mundo de biodiversidad en el plancton, el conjunto de diminutas plantas, virus y peces embrionarios que son el alimento favorito de las ballenas y además uno de los mayores proveedores de oxígeno del planeta.

Se sabía que el plancton era fundamental para el medio ambiente porque sirve como base de la cadena alimenticia marina y provee la mitad del oxígeno que se genera en la tierra gracias a la fotosíntesis.

Ahora los científicos han descubierto que el plancton es mucho más complejo de lo que habían imaginado, de acuerdo a cinco estudios divulgados el jueves en la revista Science.

Los estudios fueron realizados durante una expedición de varios años conocida como el proyecto Tara Oceans.

Entre 2009 y 2013, investigadores internacionales viajaron a bordo de la goleta francesa "Tara" y tomaron 35.000 muestras de plancton --que incluye virus, bacterias, algas unicelulares y larvas de peces-- de todas las grandes regiones oceánicas.

"Éste es el mayor esfuerzo de secuenciación de ADN que se ha hecho jamás en la ciencia oceánica: los análisis revelaron cerca de 40 millones de genes, la mayoría de los cuales son nuevos para la ciencia, lo cual apunta a una biodiversidad mucho mayor en el plancton de lo que antes suponíamos", dijo el investigador Patrick Wincker del centro francés de secuenciación Genoscope.

La embarcación también recogió información sobre la profundidad, temperatura y salinidad de los océanos, así como las interacciones entre las minúsculas formas de vida que hay en el agua.

El equipo identificó además 5.000 poblaciones virales en las capas superiores de los océanos del mundo.

"Sorprendentemente, a pesar de varias décadas de investigación viral marina, sólo el 39% de estas 5.000 poblaciones virales eran similares a los virus que ya dábamos por conocidos", dijo la investigadora Jennifer Brum, de la Universidad de Arizona.

Esta cartografía constituye un primer paso hacia una mayor comprensión de la dinámica y la estructura del ecosistema marino en su globalidad, comentaron los investigadores.

Además, comprender la distribución de estos organismos y sus interacciones es útil para estudiar los cambios a escala global, sobre todo los vinculados al calentamiento climático y su impacto en los sistemas oceánicos.

Acerca del autor

Comentarios