Descubren al planeta más similar a la Tierra

Kepler 452b se encuentra a unos 1.400 años luz y fue detectado por el telescopio espacial Kepler

Los astrónomos que están a la caza de otra Tierra hallaron un astro que puede ser lo más parecido hasta ahora: un planeta rocoso que orbita su estrella a la misma distancia que la Tierra del Sol, informó la Nasa el jueves.

Esto significa que el planeta, distante en unos 1.400 años luz, podría ofrecer una idea de lo que será el apocalíptico futuro de la Tierra, según los científicos.

Bautizado Kepler 452b, el planeta fue detectado por telescopio espacial Kepler de la agencia espacial estadounidense, aparato que ha estado escudriñando los cielos en busca de otros mundos desde 2009.

"Kepler 452b está orbitando a un primo cercano del Sol, pero que es 1.500 millones de años más viejo", informó la Nasa en un comunicado. Además, esa estrella es 4% más grande que el Sol y 10% más brillante.

El planeta da una vuelta completa en torno a su estrella en 385 días y su radio es 60% mayor que el de la Tierra. También hay muchas posibilidades de que sea rocoso, tiene una atmósfera espesa y podría tener agua en estado líquido que facilite la existencia de vida.

Si el planeta es rocoso –y los científicos tienen razones para pensar que lo es– entonces podría estar en medio de un escenario terrible, ya que el calor de su moribunda estrella estaría evaporando los lagos y oceános.

"Si Kepler 542b es en efecto un planeta rocoso, su ubicación respecto a su estrella podría significar que está pasando por la peor fase de efecto invernadero de su historia climática", dijo Doug Caldwell, científico de la misión Kepler de Seti (Search for Extraterrestrial Intelligence), un instituto que busca vida extraterrestre.

"La creciente energía de su envejecido sol podría estar calentando la superficie y evaporando cualquier océano que haya. El vapor de agua podría estar perdiéndose del planeta para siempre", añadió.

En conclusión, "Kepler 452b podría estar experimentando ahora lo que sufrirá la Tierra de aquí a 1.000 millones de años, a medida que el Sol envejezca y se vuelva más brillante".

Catálogo planetario

La misión Kepler arrancó en 2009 con el objetivo de buscar exoplanetas --es decir planetas fuera del Sistema Solar-- en particular aquéllos que son del tamaño de la Tierra o más pequeños.

"Hoy, miles de descubrimientos después, los astrónomos están a punto de encontrar algo que la gente ha soñado desde hace miles de años: otra Tierra", escribió la Nasa en un comunicado.

El jueves, la Nasa divulgó el último catálogo de exoplanetas candidatos y añadió más de 500 nuevos posibles planetas a los 4.175 que ya ha encontrado el telescopio espacial.

"Este catálogo contiene nuestro primer análisis de todos los datos de Kepler, así como una evaluación atomatizada de estos resultados", dijo Jeffrey Coughlin, científico del instituto Seti.

El nuevo catálogo incluye 12 candidatos cuyo diámetro es menor al doble del diámetro de la Tierra y que orbitan en zonas habitables de sus estrellas.

De estos 12 nuevos candidatos, Kepler 452b "es el primero que es confirmado como un planeta", dijo la Nasa.

Kepler identifica los posibles planetas buscando puntos opacos en el brillo de las estrellas, que podrían ser causados por el paso de un planeta entre esta estrella y el telescopio.

El telescopio espacial se dañó a mediados de 2013, cuando dos de sus giroscopios dejaron de funcionar. Los exoplanetas referidos el jueves por la Nasa habían sido observados antes de que Kepler fallara.