Delivery de pizza impresa en 3D para Marte

La NASA otorgó US$ 125.000 de financiación a una empresa para que desarrolle máquinas que puedan alimentar a los astronautas que viajen al planeta rojo y, ya de paso, plantear una posible solución el problema del hambre en el mundo


A medida que en el ámbito público y privado crecen los planes para enviar colonos a Marte, también se empiezan a buscar soluciones para problemas concretos. Uno de ellos es qué comerán los astronautas durante su viaje en el espacio y luego, una vez en el inhóspito planeta rojo.

NASA ya está pensando en soluciones y es por eso que esta semana otorgó US$ 125.000 de financiación a la empresa Systems & Materials Research Corporation para que desarrolle un prototipo de impresora en 3D para imprimir pizza. Según informó el sitio Quartz, la máquina está en una fase conceptual, pero su construcción empezará en dos semanas.
Eventualmente vamos a tener que cambiar nuestra percepción de lo que consideramos comida", dijo Anjan Contractor

El cerebro detrás de la innovadora compañía es Anjan Contractor, quien anteriormente había conseguido imprimir chocolate sobre una galleta para probar que su teoría funcionaba. Sin embargo, la pizza es un mejor candidato para crear un prototipo de máquina, porque es un alimento que se imprime en capas, y porque es más nutritivo para los astronautas.

La impresora de pizza de Contractor funciona primero imprimiendo una capa de masa, que se cuece mientras se va imprimiendo gracias a una placa caliente ubicada en la parte inferior de la máquina. Luego llega el turno del tomate, que "también se almacena en forma de polvo y luego se mezcla con agua y aceite", dijo el ingeniero mecánico a Quartz. Finalmente, la pizza se remata con una "capa de proteínas", que podría provenir de cualquier fuente, incluyendo animales, leche o plantas.

El fin del hambre


El proyecto de Contractor con la NASA no solo podría alimentar a los aventureros espaciales. También podría significar el fin de los desperdicios alimentarios, ya que el polvo que utiliza su impresora 3D puede almacenarse por 30 años.

"Creo, al igual que muchos economistas, que los sistemas alimentarios actuales no pueden dar suministros suficientes a 12 mil millones de personas", afirmó Contractor en la entrevista. Por eso, su idea es también un ambicioso plan para terminar con el hambre del mundo. "Eventualmente vamos a tener que cambiar nuestra percepción de lo que consideramos comida", agregó.

De hecho, existe una ventaja adicional a este método alimenticio: las personas que requieran de dietas especiales, podrán programar en sus propias impresoras 3D un plan nutricional a medida.

Por si esto fuera poco, tanto el software como el hardware serán de código abierto, por lo que cualquier persona podrá replicar el modelo y darle un nuevo uso.

 


Populares de la sección

Comentarios