Del tablero de ajedrez a la ceibalita

Armados con sus XO, alumnos de escuelas públicas de todo el país se preparan para "La batalla final", la última etapa de las primeras Olimpíadas de Ajedrez de Plan Ceibal
Hasta hoy, niños de todo el país se entrenaron en “La academia” para poder engrosar las filas de los Ejércitos de la Luz, las fuerzas que lucharán por liberar las tierras de Eglerion del malvado Rey Brujo. El campo de batalla se encuentra en las XO y la destreza suprema, en el pensamiento lógico.

Es que el lunes comienza la etapa de clasificación para las I Olimpíadas de Ajedrez, el campeonato que organiza Plan Ceibal junto con la Federación Uruguaya de Ajedrez. A través del videojuego Ajedrez y leyendas: el desafío de Eglerion, el proyecto de One laptop per child en Uruguay esta vez busca fomentar el valor educativo de las computadoras XO a través del clásico juego de mesa.

Y también a la inversa, ya que persigue potenciar las habilidades que requiere el ajedrez: capacidad de observación, atención y concentración, memoria, poder de síntesis y análisis, el cálculo y el pensamiento estratégico.

Desde el lunes hasta el 5 de agosto, los niños de las escuelas públicas y colegios privados adheridos a Ceibal de todo el país tendrán que mover las piezas de ajedrez virtual para desarrollar, perfeccionar y demostrar sus habilidades en el juego.

Los más diestros serán los que participen de "La batalla final", el duelo que dará fin al campeonato y que se librará en Montevideo el 21 de agosto.

Ajedrez para no ajedrecistas


La encargada del proyecto en Plan Ceibal, Cecilia de la Paz, dijo a Cromo que no se trata de una iniciativa para ajedrecistas sino para todos los niños que deseen participar, ya que el objetivo del juego es desarrollar las capacidades que requiere el ajedrez.

Es que el juego en sí mismo es un “trayecto de aprendizaje”, señaló la coordinadora, que explicó que “en cada etapa se aprende el movimiento de una ficha distinta.

Además, se trata de un software nuevo con el que los niños debieron familiarizarse previamente. Con este fin, el 18 de junio se habilitó “La academia”, una suerte de demo del juego, que los niños descargaron desde sus ceibalitas.

Así, se enteraron de lo que sucedía en la tierra virtual de Eglerion y aprendieron cómo mover los peones, alfiles, torres y caballos, el rey y la dama, para luego vencer en la última batalla.

El concepto de “entrenamiento” se mantiene desde la experiencia con las Olimpíadas de Matemáticas, dijo De la Paz, en donde la etapa previa a la competencia consistía en la preparación para la misma.

Todos para uno y uno para todos


Aunque deben presentarse de forma individual, los niños participan en representación de su escuela, por lo que el resultado final será en base a la sumatoria de los tres participantes con más puntaje de cada institución.

Así, los premios finales serán para las tres escuelas que sumen más puntaje, pero también se premiará a los tres niños con mayor puntuación individual.

Manejando esta dualidad grupo-individuo es que Ceibal busca promover los tres pilares de las Olimpíadas: espíritu de superación, trabajo en equipo y logro colectivo, explicó De la Paz.

Juego remoto


Tanto la fase de preparación como la etapa clasificatoria se juegan de forma remota, a través del videojuego.

Es la última etapa, “La batalla final”, la única instancia presencial, por lo que los participantes se reunirán en la capital para jugar frente a frente. Los finalistas serán los tres mejores jugadores de la mejor escuela de cada jurisdicción de la ANEP.

O en otras palabras, serán quienes mejor se desempeñen como soldados de los Ejércitos de la Luz.

 


Para los Ejércitos de la Luz


 

Edades. El videojuego no hace distinción de edad, por lo que pueden participar alumnos desde primer a sexto año de primaria inclusive.

TramaAjedrez y leyendas consta de varios capítulos que se van desdoblando a medida que se avanza de nivel de dificultad.

Conexión. Además de crearse un único usuario para poder competir, los niños que participen deberán hacerlo desde una XO cada uno. A su vez, no pueden jugar desde otro tipo de computadora o “cualquier otro equipo”, según las bases del campeonato. Para asegurar este último punto, los jugadores no tienen otra alternativa que conectarse a la red de Ceibal una vez que el juego se encuentre abierto y haya terminado la partida. Solo así los puntos que se obtengan quedarán registrados. Sin embargo, se puede jugar de modo offline o sin conexión.

Expectativas. Si bien no se sabe si coincidir con las vacaciones de julio jugará a favor o en contra del nivel de participación, De la Paz tiene buenas expectativas al respecto. La coordinadora dijo que desconoce aún cuántos niños han descargado el videojuego hasta ahora. Sin embargo, si la experiencia de las Olimpíadas de Matemática se repite, seguramente esas previsiones se cumplan, ya que entonces se efectuaron 100 mil descargas en 30 días.


Acerca del autor

Comentarios