De comediante a CEO millonario

Dick Costolo, el hombre que está a cargo de Twitter, es considerada una de las personalidades más influyentes del mundo tecnológico. Aunque él no se tome en serio
No es uno de los fundadores de Twitter, aunque se lo suele reconocer como tal. De hecho, Dick Costolo llegó a la empresa tres años después de su nacimiento, cuando la startup empezaba a sentir la presión del mercado, que le demandaba crecer fuera de sus límites técnicos.

El actual presidente ejecutivo (CEO) de Twitter ingresó como jefe de operaciones para suplir a Evan Williams, uno de los padres del pájaro azul. Pero Costolo no volvió a irse. Hoy es una pieza clave en esta empresa, que comenzó como una pequeña y desordenada iniciativa y ahora se mueve entre los gigantes de Silicon Valley, como Facebook y Google, y que en breve hará su debut en la bolsa. Las decisiones personales de este CEO de 49 años, a quien Business Insider calificó como uno de los “más impresionantes” del mundo tecnológico, dan forma y fuerza a una empresa que ya cuenta con más de 200 millones de usuarios.

Sin embargo, Twitter no es el punto de partida de Costolo, quien estudió programación en la Universidad de Michigan, donde vivió antes de mudarse a San Francisco.

Según dijo al diario The Wall Street Journal, en sus épocas de estudiante se veía en el futuro como programador de alguna empresa de tecnología, para lo que se estaba preparando.

Sin embargo, prefirió no hacer caso a lo que se suponía que debía hacer, y decidió unirse al teatro Annoyance como comediante. Como actor de improvisación, Costolo aprendió a “estar en el momento”, según contó (y aconsejó) a los graduados de su universidad durante la ceremonia de este año. “No se puede planear un guión”, aseguró también en ese entonces.

En cuanto al guión improvisado de su vida, este lo llevó a dejar las tablas y a fundar diferentes startups relacionadas con el desarrollo web, entre ellas FeedBurner. Esta fue comprada por Google en 2007, lo que condujo a Costolo directo a las oficinas del gigante de internet, donde trabajó dos años. Hasta que el guión dio un giro y lo llevó a Twitter.

Comentarios