De cabeza al agua para competirle a Apple

Un video comprueba la resistencia de los nuevos Samsung bajo el agua.
El agua es un recurso de Samsung en su lucha de posicionamiento en ventas contra Apple. A los consumidores les atrae que un teléfono pueda sumergirse, pero quizá puedan no confiarse del todo en esa particularidad.

En un video que publica CNN en español, Samuel Burke probó con el Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge la resistencia de ambos dispositivos dentro de una pisicina. Según Samsung, deberían resistir 5 pies (1,5 m. aproximadamente) durante 30 minutos.

Por primera vez, en 2012, tras cinco años de total dominio del iPhone en preferencias del mercado, Samsung pisaba -o al menos miraba de cerca- los talones de Apple. En aquel momento, fue el Galaxy S3 el celular que dio el sprint necesario para acercar a la marca coreana a la de la manzana.

La calidad de las fotos tomadas con el S3, el tamaño grande de su pantalla, que luego sería un sello en los nuevos teléfonos de la marca, y la facilidad para compartir archivos son las características que catapultaron a Samsung a unos pocos escalones de Apple.