De búhos y alondras: ¿cuál es tu mejor momento del día?

Los hábitos de sueño dicen más de una persona de lo que parece: según los horarios de actividad, la ciencia ha podido determinar algunas características comunes entre madrugadores y nocturnos
Cada persona tiene su mejor momento del día. Para algunos es la mañana, para otros la noche y también están aquellos que se lucen en la tarde. La ciencia encontró el paralelismo con las aves y los nombró de la siguiente manera: los tempraneros son las alondras, los de la tarde colibríes y los nocturnos búhos.

Hay cerca de dos horas del día en las que el cuerpo está en su pico máximo de actividad y eso depende del reloj biológico de cada persona. Saber aprovechar las horas del día de acuerdo a cómo funciona el cuerpo puede ser más productivo que intentar ir en su contra.

La revista Fast Company eligió varias investigaciones científicas que hablan de los dos extremos del sueño: los búhos y las alondras. Al parecer, los hábitos de sueño pueden dar información sobre la personalidad de la persona.

Inteligencia, salud y dinero


"Acostarse temprano y levantarse temprano hacen al hombre sano, rico y sabio", dijo una vez Benjamin Franklin. En 1998, investigadores de la Universidad de Southampton en Inglaterra se propusieron poner a prueba el dicho y estudiaron a una muestra de 356  alondras y 318  búhos.

El resultado mostró que aquellos con mayor actividad en la noche tenían mejores ingresos que los tempraneros. Ambos cronotipos tenían puntajes similares en pruebas cognitivas y ningún médico pudo encontrar diferencias en su estado de salud, publicó Fast Company. Por lo tanto, ni uno ni el otro es más sabio o sano.

También hubo quienes se empeñaron en averiguar qué tipo de persona es más inteligente, si el que responde a la categoría de búho o a la de alondra. Según los resultados del equipo de investigación de la Universidad de Sidney y el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea estadounidense, de 420 personas sometidas a pruebas de inteligencia, los búhos superaron a las alondras, incluso cuando la prueba se hacía por la mañana.

Malos hábitos


En lo que respecta al alcohol y el cigarrillo, los búhos parecen ser los más propensos a tener estos hábitos. Las personas que funcionan mejor en las mañanas tienden a ser menos vulnerables a volverse adictos a estas sustancias.

Son varios los estudios encontrados que prueban esta tesis. De 676 adultos, entre los de hábitos nocturnos había más probabilidad de encontrar fumadores, quienes además tenían menos probabilidad de dejar el hábito y  un mayor riesgo de dependencia con la nicotina. Lo mismo ocurrió con el alcohol en otro estudio.

A quien madruga...


Según la revista, los búhos tienden a tener una personalidad que los investigadores denominan como "buscadores de novedades". Por su parte, otra investigación constató que los madrugadores obtenían resultados en diferentes pruebas que los caracterizaban como más persistentes y cooperadores. A su vez, se los describió como más proactivos y agradables.

Un estudio de 1997 encontró que las alondras suelen aprovechar mejor el tiempo. Luego de estudiar por seis días a distintas personas, el investigador Joseph Ferrari de la Universidad de DePaul vio que aquellas personas que solían ser más activas por la tarde y noche tendían a procrastinar más.

En 2008, otra investigación volvió a constatar que se repetía el patrón: los búhos tendían a aplazar más sus tareas y perder más el tiempo.

Incluso podría ser que los que tienen hábitos de alondra sean más felices que los búhos. En 2012, científicos de la Universidad de Toronto estudiaron a 732 personas según sus cronotipos y humores. El resultado fue que las personas madrugadoras suelen ser más positivas que las nocturnas.

Esto no habla de la felicidad de la persona, pero sí sobre los obstáculos con que se pueden encontrar en la vida, según los investigadores. Los búhos que se esfuerzan por participar de las actividades matutinas pueden sufrir cierta angustia emocional y pérdida de sueño. El resultado es que pueden ser menos felices.

Comentarios