DadaRoom, el sitio para jóvenes que buscan compartir un departamento

Fundada en 2012 en México, ya está presente en seis países y tiene más de 250 mil usuarios

Publicado por Infotechnology

La frase que Pamela Olivera, Juan Ávalos, Oscar Castillo, Arie Radilla y Antoine Pérouze escuchaban repetir a los estudiantes de México D.F. era siempre la misma: "Me gustaría irme de la casa de mis padres, pero no puedo, porque los alquileres son muy altos". Al ver tan replicada una misma queja, no tardaron mucho en hacer algo al respecto. En 2012 crearon DadaRoom, un sitio que mezcla lo social con el mundo de las bienes raíces para encontrar a una persona con quien compartir departamento. Cuatro años después, su proyecto ya cuenta con más de 250 mil usuarios y está presente en México, Colombia, Perú, Brasil, Chile y la Argentina. A nivel local suma 400 nuevos registros por día.

"Tratamos de hacerlo lo más sencillo posible; los usuarios crean su perfil con información sobre sus hobbies, gustos, ideas e intereses, y aquellos con una habitación libre en su departamento pueden ofrecerla a otros, mientras que quienes están en la búsqueda cuentan con una amplia oferta", introduce Antoine Pérouze, director general de DadaRoom, en diálogo con Infotechnology.com.

Además de las fotos y el precio de alquiler, el sitio tiene como requisitos para quienes publican dormitorios el dejar en claro cuáles son las reglas del departamento y hacer una presentación completa de cada roomie.

DadaRoom es, según sus fundadores, una comunidad para encontrar al compañero de vivienda ideal. La plataforma no intermedia ni pone restricciones a la definición de precios por habitación ni al tiempo por el cual las partes interesadas compartirán departamento. Pérouze sostiene que la compañía trabaja constantemente para darle garantías tanto a inquilinos como a propietarios, pero que su presencia en seis países distintos no lo hace fácil. "En cada lugar de América latina las reglas con respecto a alquileres y seguros son distintas", confiesa. Sin embargo, asegura que en general las experiencias de sus usuarios son buenas, y que rara vez reciben quejas. "La gente que ingresa está predispuesta a conocer gente nueva; incluso algunos se terminan convirtiendo en pareja", revela.

Según el emprendedor, el de las reglamentaciones locales no es el único problema con el que convive la empresa que dirige. "Cuando nos lanzamos, el primer reto fue la desconfianza latinoamericana; acá, compartir un departamento con extraños no es tan común como en Europa o Estados Unidos", aclara. Y agrega: "Sumamos una integración con Facebook para que los registros sean más seguros; si hay un usuario con menos de 100 amigos, investigamos a fondo su identidad".

En su inicio, el proyecto contó con el apoyo de Wayra México. La aceleradora de Telefónica invirtió U$S 50 mil en el emprendimiento y le brindó asesoramiento durante su primera etapa. "En el camino aprendimos muchas cosas, como que para muchos lo más importante no era vivir más cerca de su universidad o lugar de trabajo, sino encontrar al candidato ideal con el cual convivir", dice el francés mexicanizado. Según el equipo de DadaRoom, el joven que comparte departamento tiene en promedio 26 años, es soltero, cuenta con una carrera universitaria y un empleo fijo.

Desde abril de 2015, cuando DadaRoom hizo su desembarco en el país, los argentinos publicaron 3.600 habitaciones en alquiler. En todos los países en los que el sitio está presente, la oferta alcanza los 143 mil dormitorios, cuyo valor mensual ronda los U$S 220. Cada departamento es compartido en promedio por 2,7 roomies, y un 63 por ciento son propiedades mixtas, es decir, habitadas por hombres y mujeres. Los usuarios premium reciben, por U$S 10 al mes, una promoción exclusiva de su departamento tanto en las búsquedas dentro del sitio como en las redes sociales del emprendimiento. En el modelo de negocios de DadaRoom, lo facturado por las suscripciones pagas se suma a la publicidad en el sitio; en lo que respecta a los alquileres, la compañía no se lleva ninguna comisión.

"Buenos Aires y la Argentina en general están resultando nuestro mercado más difícil hasta ahora, ya que tenemos competidores indirectos muy fuertes como Airbnb", reconoce Pérouze. Sin embargo, agrega: "Creemos que la ciudad tiene un potencial muy fuerte, principalmente por las dificultades que tienen los estudiantes extranjeros para cumplir con las garantías que se les exigen a la hora de rentar un departamento".