Curiosity o el entusiasmo por un nuevo Apolo

El rover de la NASA en Marte revivió el interés del público por la exploración espacial y podría motivar el proyecto de una nueva misión tripulada, esta vez para hacer una "caminata marciana"
Neil Armstrong inspiró a millones de personas con su caminata lunar. Ahora un aparato a control remoto que explora Marte podría hacer lo mismo con otra generación.

Al suspenderse las misiones tripuladas más allá de la Estación Espacial Internacional, toda la atención se concentra en las máquinas.

Si bien no generó la expectativa que hubo por el "pequeño paso de un hombre, gran paso de la humanidad" de Armstrong, hubo tanto interés en la llegada del explorador Curiosity a Marte en agosto que el portal de la NASA colapsó luego de recibir 2 millones de visitantes.

"Es emocionante llegar a otro rincón del sistema solar. Uno lo percibe al ver el interés que generó la llegada del Curiosity", comentó el curador de la división espacial del Instituto Smithsoniano Roger Launius. No estuvo a la altura de la caminata de Armstrong, "pero fue muy, muy emocionante".

Tripuladas versus no tripuladas


Cuando Armstrong y posteriormente Buzz Aldrin plantaron sus pies en la Luna el 20 de julio de 1969, unas 600 millones de personas vieron la escena por televisión o escucharon su relato por radio. "Casi todo el mundo participó de esta aventura memorable con nosotros", relató Aldrin tras la muerte de Armstrong a fines de agosto.

En los albores de la era espacial, los astronautas de las naves Mercuri, Gemini y Apolo fueron los rostros del programa espacial de la NASA, mientras que las misiones lunares no tripuladas que despejaron el camino permanecieron a las sombras. El público estaba sediento de aventuras y las misiones tripuladas satisficieron esa sed. La conquista de la Luna era algo novedoso y emocionante –además de peligroso– y Estados Unidos estaba enfrascado en una carrera espacial con los soviéticos en plena Guerra Fría.
Es emocionante llegar a otro rincón del sistema solar. Uno lo percibe al ver el interés que generó la llegada del Curiosity", dijo Roger Launius, curador de la división espacial del Instituto Smithsoniano

Los transbordadores espaciales pusieron en la órbita espacial a una nueva camada de astronautas no muy lejos de la Tierra, pero después de tres décadas de servicios, eso pasó a ser una rutina. El fin de la Guerra Fría, por otro lado, dio lugar a una cooperación entre rusos y estadounidenses en la estación espacial Mir y en la Estación Espacial Internacional.

Ahora que se retiró la flota de transbordadores espaciales, lo único que queda es la estación espacial. Sus seis tripulantes realizan calladamente sus tareas a 400 kilómetros de la Tierra. El presidente Barack Obama hizo a un lado el proyecto de enviar nuevamente astronautas a la Luna y prefirió enfocarse en el desembarco en un asteroide y, eventualmente, en Marte.

En la actualidad, la exploración espacial la llevan a cabo naves a control remoto, dirigidas desde la Tierra. Los avances tecnológicos han permitido a esas naves llegar más lejos y hacer exploraciones más profundas. Hay aparatos que viajan alrededor de Mercurio, Saturno, el asteroide Vesta y otras que se dirigen a Júpiter y al planeta enano Plutón. Las dos naves mellizas Voyager siguen funcionando a plenitud en los alrededores del sistema solar 35 años después de haber sido lanzadas en 1977.

"Un pequeño paso para los aparatos"


El analista de política espacial de la American University Howard McCurdy dice que la actual generación de exploradores se formó en un ambiente dominado por la tecnología y tiende a entusiasmarse más con proyectos como el envío de aparatos del tamaño de un automóvil a Marte.

"La exploración a partir de aparatos a control remoto ha logrado mayor prominencia", afirmó McCurdy. "Recibe más publicidad que la Estación Espacial Internacional".
La exploración a partir de aparatos a control remoto ha logrado mayor prominencia. "Recibe más publicidad que la Estación Espacial Internacional", afirmó Howard McCurdy, analista de política espacial de la American University

Cuando el primero de estos aparatos exploradores, el Sojourner, llegó a Marte en 1997, el escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke modificó la famosa frase acuñada por Armstrong y dijo que el acontecimiento había sido "un pequeño paso para los aparatos exploradores".

Le siguieron otros tres aparatos exploradores, incluido el Curiosity, que llegó a Marte el 6 de agosto pasado luego de realizar una compleja maniobra en la que fue descargado mediante cables. Las acrobacias del Curiosity fueron tan publicitadas que sus seguidores en Twitter subieron de 120.000 a más de un millón. La cuenta de Twitter del rover es manejada por la oficina de relaciones públicas de la NASA.

El director del equipo de científicos del Curiosity John Grotzinger dijo que las huellas que deja el aparato en Marte pueden llegar a ser imágenes históricas, como las huellas de los primeros pasos en la Luna.

"En lugar de un humano, un robot hace básicamente lo mismo", señaló.

Henry Lambright, profesor de políticas públicas y estudioso de temas espaciales de la Universidad de Syracuse, por su parte, dijo que por más que el Curiosity sea algo emocionante, el mundo necesita enviar más humanos a la órbita espacial.

"No puede generar el mismo interés que las Apolo porque un robot no puede tener el mismo impacto que tiene un hombre", expresó Lambright.

La NASA preparó un video con un mensaje de su administrador Charles Bolden que fue enviado por el Curiosity a Tierra, en el que agradeció a científicos e ingenieros por ese logro.

David Lavery, en la sede de la NASA, dijo que esperaba que ese mensaje inspirase a otros y que alguien llegue a caminar por Marte: "Igual que el gran Neil Armstrong, tendrá un mensaje impactante. Será la primera persona que lo hace, el próximo gran paso en la exploración de los humanos".

Comentarios