Curiosidades sobre Amazon

Primero fueron los libros y luego todo lo demás; nueve datos sobre el gigante de la venta en línea

Nombre original

Jeff Bezos quería llamar a la empresa "cadabra" (abracadabra, en inglés) pero su abogado lo convenció de que sonaba muy parecido a "cadáver", especialmente por teléfono. Finalmente eligió Amazon por el río más grande del mundo.

La cuna

Amazon nació en el garage de Bezos. Uno de los problemas es que los servidores allí instalados consumían tanta energía que saltaban los fusibles de la casa cada vez que su esposa usaba el secador de pelo.

El primer libro

El 16 de julio de 1995 la que entonces era una pequeña compañía vendió su primer libro, Fluid Concepts and Creative Analogies, un tomo sobre inteligencia artificial.

Locura navideña

La Navidad de 1998 fue para Amazon una de sus primeras puebas de fuego. Para cumplir con los pedidos, cada empleado estaba obligado a trabajar turnos en la noche y algunos llevaron a sus familiares.

Block View

En 2004, Amazon lanzó su propio motor de búsqueda, A9.com y se inició un proyecto llamado Block View, una suerte de páginas amarillas visuales que unirían fotos de tiendas y restaurantes con sus resultados de búsqueda. La idea no prosperó y fue cancelada en 2006.

Competencia

Cuando eBay se lanzó a escena, Amazon trató de construir su propio sitio de subastas para competir. Ese proyecto fracasó pero Bezos, entusiasmado por la dinámica, llegó a comprar por US$ 40 mil el esqueleto de un oso, que se encuentra en el lobby de su oficina.

El tiempo vale oro

Bezos invirtió más de US$ 30 millones en construir un reloj que dará la hora exacta durante los próximos 10.000 años. El artilugio se encuentra dentro de una montaña en el desierto de Texas.

Atención al cliente

El mail de Bezos es público; por lo tanto, cualquiera puede escribirle para pedirle explicaciones o presentarle una queja. Su dirección es: jeff@amazon.com. El CEO asegura que los lee todos personalmente.

Fiona

El Kindle primero se llamó Fiona, por la niña protagonista de la novela futurista The Diamond Age, de Neal Stephenson. Antes de que el e-reader saliera a la venta se eligió el nombre de Kindle, que evoca la idea de encender un incendio.


Populares de la sección