Curiosidad marciana

La sonda espacial Curiosity aterrizará en Marte el domingo 5 de agosto. La maniobra es tan peligrosa que se la conoce como "7 minutos de terror"
La misión más ambiciosa y más cara que haya efectuado la NASA en Marte comienza este fin de semana con la llegada de la sonda exploradora más inteligente jamás construida.

Al igual que un gimnasta olímpico, el explorador rodante llamado Curiosity deberá hacer un "descenso perfecto en el lugar indicado".

No será sencillo. El descenso de la sonda es una maniobra muy peligrosa a la que se ha descrito como "7 minutos de terror".

Ese es el tiempo que tardará la nave en frenar su velocidad de 20.920 kph hasta el inamovilidad total con la ayuda de un paracaídas, un escudo térmico y cohetes.

En un nuevo giro, el explorador rodante será bajado mediante cables desde un artefacto que flotará con cohetes.

Los científicos en la Tierra no sabrán durante 14 minutos si Curiosity se posó sin problemas el domingo en la noche sobre la superficie marciana.

Si todo marcha conforme a lo previsto, durante dos años Curiosity intentará desentrañar si el ambiente de Marte alguna vez fue propicio para los microbios.

Comentarios