Cuba conectada

Disponer de internet a través de accesos públicos sacudió la realidad de la isla; pero los altos precios y los pocos puntos con wifi hacen que el servicio todavía no sea masivo
Disponer de internet casi a cada paso, en cada oficina, café, hotel o bien en las calles de manera rápida y gratuita es algo que no sucede en Cuba. En este país del Caribe, con más de 11 millones de habitantes, el uso de internet ha evolucionado en los últimos años, pero todavía más de la mitad de la población nunca ha accedido a la red.

Alexis Albertini, de 24 años, trabaja en la recepción de Costillar del Rocinante, un hotel que recibe principalmente estudiantes extranjeros en La Habana. "Los que tienen celulares con Android, laptops o tabletas se conectan con una tarjeta de internet. En mi caso, nunca he accedido a internet porque no tengo un teléfono ni una computadora que me lo permita", dijo a Cromo. A él le gustaría conectarse para chatear y encontrar amistades. Por su parte, Liset Selfa, una peluquera de 31 años, concurre varias noches a la semana a la calle 23 de La Habana para usar el wifi público (aunque con costo) para comunicarse con amigos y familiares en el exterior. Lucas Nápoles, de 45 años, utiliza también los cibercafés abiertos por el gobierno para mantenerse "en contacto con el mundo". Estos testimonios se repiten en todas las calles de La Habana.

Muy pocos cubanos tienen internet en su casa; es más, son pocos los hogares que cuentan con líneas telefónicas. Según datos de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa), en la isla existen solo 1,2 millones de teléfonos fijos. Recién en el año 2000 se empezó a utilizar en algunas escuelas y centros de salud. Recién hace dos años irrumpió la tecnología móvil. Verizon fue la primera compañía de telecomunicaciones estadounidense en llegar a la isla; lo hizo en setiembre de 2015; poco después se unió Sprint y T-Mobile lo hará en el corto plazo. Google abrió en marzo de este año un centro tecnológico de última generación (ver Espacio contra el bloqueo).

En la isla hay cerca de 3 millones de usuarios de internet, según datos a 2014 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). El porcentaje de hogares cubanos con acceso a internet es de 4,1%, mientras que en Uruguay es de 72%. A mediados de 2015 llegó el wifi público para sacudir la realidad de sus pobladores.

cuba internet.JPG

Velocidad y costos

En Cuba la velocidad de bajada máxima es 2 Mbps por segundo a nivel residencial, muy por debajo de los 30 Mbps que se consiguen en Uruguay por un plan básico. Expertos aseguran que el plan más lento de Uruguay tiene una velocidad de bajada 15 veces más rápido que en la isla.

Miriam Laza, una profesora de 68 años, usa internet para consultar información académica. "A veces es un poco lento", reconoció. En general, ella accede gracias a la conexión de la Sociedad de Pedagogos de Cuba.

Pero también es caro. Así lo había afirmado una vez el vicepresidente José Ramón Machado Ventura: "Todo el mundo sabe por qué Cuba no tiene más internet, es demasiado caro". Alli el salario promedio mensual es de 20 CUC (peso cubano convertible, equivalente a US$ 1) y conectarse al wifi tiene un costo de 2 CUC por hora. Una sola hora de internet implica destinar el 10% de un ingreso mensual.

Etecsa es la única empresa que brinda el servicio de telefonía e internet. Los costos continúan siendo elevados y el acceso está enfocado a deportistas, científicos, periodistas y médicos, quienes se conectan en sus hogares mediante ADSL, módem o líneas conmutadas. Internet también está disponible en la mayoría de los centros educativos. En la Universidad de La Habana hay fibra óptica. Ahora se avanza en la implementación de internet en los entes del Estado.

Alina Amador es veterinaria, tiene 50 años y tiene conexión en su casa porque trabaja en el Ministerio de Salud Pública. Gracias a su trabajo cuenta, además, con un correo internacional. "Yo solo pago mi cuenta telefónica. El tiempo que estoy conectada lo paga el Estado", explicó a Cromo. Para Amador los costos en los cibercafés son elevados. "Si se levantara el bloqueo la situación podría ser mejor. Internet en Cuba es muy cara", concluyó.

Al principio, solo se accedía a la red desde 35 puntos; en diciembre, la cifra ascendió a 65. Para 2016 están previstos unos 85 puntos nuevos. Allí la velocidad de bajada es de 1 Mbps de descarga.
El uso de los llamados hot spots es pago. Turistas y cubanos deben comprar la tarjeta Nauta, cuyo precio es de US$ 2 por una hora. Muchos locatarios apelan a conocidos para que les acrediten saldo desde el exterior. Por ejemplo, Yúnior Martínez, un decorador de 34 años, había gastado US$ 6 en 3 horas para hablar con amigos en Facebook cuando respondió la pregunta de Cromo. Y añadió: "Espero que (Barack) Obama (presidente de Estados Unidos) logre que la situación cambie".
Cuba está unida por una línea de fibra óptica con Venezuela desde 2011, que sin embargo recién quedó operativa en 2013; esto hace que las áreas de wifi tengan velocidades a veces mejores que en los hogares.

En la Habana la zona wifi más popular se ubica en la calle 23 frente a la heladería Copelia, casi en la puerta del hotel Habana Libre, frente al teatro Yara. En Varadero el lugar elegido es en la calle 54, a la altura del centro comercial Todo en Uno. Allí los jóvenes se agrupan en la tardecita para conectarse y los turistas se mezclan con los cubanos. La gente opta por acceder a servicios de videollamadas y a las redes sociales.

Alberto Sam, de 35 años, vende tarjetas Nauta hace un año en la calle 23. "Lo hago porque de esta forma gano más que si trabajara para el Estado o para un particular. En un mes puedo llegar a ganar 400 CUC. La gente en general gana unos 300 pesos cubanos, unos 12 CUC", contó a Cromo. Por día vende entre 12 y 15 tarjetas a turistas y a cubanos, aunque Etecsa en teoría solo habilita tres unidades por persona por día. Cada Nauta es una cuenta temporal de 60 minutos con una vigencia de un mes.

Durante 2015, el desarrollo de internet en la isla ha sido importante. El gobierno generó un plan estratégico que incluye la tercerización de servicios y la ampliación de las concesiones a algo parecido a los cibercafés, espacios denominados "joven club".

El gobierno cubano lleva adelante un plan piloto de conectividad en el casco histórico de La Habana que incluye fibra óptica y la migración de accesos conmutados a ADSL, lo que abarca unos 2.000 servicios.

Livia Reyes aseguró que en la actualidad es más fácil que antes acceder a internet, aunque todavía hay dificultades. "Hoy las conexiones fundamentales están dadas por las organizaciones, pero esas son limitadas para el usuario común porque solo se puede acceder en horario de trabajo", señaló.

Google-+-Kcho.Mor-literatura.jpg

Recursos offline

Las computadoras, tabletas y otros dispositivos no están disponibles para la compra en ningún local. Etecsa ha vendido el 30% de los móviles que circulan en las calles. Por lo tanto, los dispositivos son adquiridos en el mercado negro o bien encargados a familiares y amigos que viven en el exterior.

"Ahora no se venden computadoras. Hace unos años se conseguían algunas, pero es necesario tener los repuestos porque, si no, no sirve de nada. De todas formas, hay más personas con smartphones porque hay gente que viaja o tiene familia afuera y manda los teléfonos de última generación", señaló Belkys Pérez Cruz, miembro de la Unión de Periodistas de Cuba.

Las dificultades que aún persisten para acceder a internet en la isla han hecho que la población y los turistas busquen herramientas que no requieran conexión. Si se precisa alguna dirección o sugerencia para ir a comer, las aplicaciones elegidas por los cubanos son Guía Excelencias Gourmet, A la mesa, Conoce Cuba e Isla Adentro.

Entre los usuarios circulan las actualizaciones de las apps, que no se bajan de tiendas de aplicaciones. "Se distribuyen viralmente de pendrive en pendrive", dijo Zuamy Campos, profesora universitaria. Hay personas que venden hasta 4 gigas de información (series, películas, libros y otros contenidos) por un precio simbólico: 5 pesos cubanos, equivalentes a US$ 0,20.

Los "joven club" comenzaron a funcionar en 1987 a iniciativa del expresidente Fidel Castro, para que los niños y adolescentes se acercaran a la computación. Hoy son una unidad presupuestada que pertenece al Ministerio de las Comunicaciones y hay más de 600 instalaciones en todo el país. En la actualidad funcionan como puerta de entrada a internet y a las redes sociales. Para este año se proyecta la creación de 100 nuevas salas.

La directora del sitio Cubahora consideró que a futuro se debe llegar al acceso pleno: "Todos tenemos derecho a acceder a internet. En la medida en que se vaya levantando el bloqueo, estaremos en mejores condiciones, pero eso no se logra de un plumazo y ya; posiblemente tendremos otros retos mayores, porque una cosa es la tecnología y otra qué vamos a hacer con ella".

Los retos para el futuro en materia de internet son muchos, solo superados por las ganas de estar conectados, como lo demuestran los cubanos.

Google-+-Kcho.Mor-salon.jpg

Espacio contra el bloqueo

Jóvenes sentados en el cordón de la vereda o en pequeños muritos conforman una imagen que se repite día a día en Romerillo, un barrio de bajos recursos de La Habana. Ellos esperan su turno para hacer uso de la red wifi del estudio de Kcho, un artista que comparte su conexión con la población. Es el único lugar donde la conexión es 100% gratuita.

Alexis Leiva Machado "Kcho", de 46 años, oriundo de la Isla de la Juventud y cercano a Fidel y Raúl Castro, fundó este espacio que ahora comparte con Google.

El lugar donde se construyó el taller se terminó de acondicionar a fines de 2013. Al principio había tres computadoras. Ahora cuenta con todas las comodidades y tecnología de punta para Cuba.

Tras la visita del presidente Barack Obama, el espacio se rebautizó como Google + Kcho.Mor. La sala cuenta con 20 Chromebook, modelo que permite el uso de memorias USB pero que no cuenta con discos de almacenamiento propios, porque la idea es que los que llegan puedan usar internet rápido Este espacio nuevo para Cuba posibilita las transmisiones en vivo entre profesionales de universidades cubanas y del mundo y permite ponerse en contacto con otras personas del mundo manteniendo conversaciones fluidas. La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba es la que brinda el servicio de internet, más rápido que en las zonas wifi, a 70 Mbps. Google también aportó visores Cardboard y celulares Nexus 5. Se está a la espera de las primeras jumps, aparatos circulares que soportan 16 cámaras GoPro.

Las 20 computadoras están disponibles desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche. Cada usuario da vida al grafiti pintado en una de las paredes del taller: "Con internet yo puedo".

"El lugar funciona para personas reales. Las personas no comen internet ni viven en internet. Son personas modestas que tienen actitudes negativas para la sociedad, producto de donde viven, entonces este lugar es más que eso, es más que internet, es un barrio que se ha ido transformando con el tiempo y eso es la esencia de este taller", dijo el artista a Cromo. Y añadió: "La gente cuida todo lo que hay aquí; siente empatía con lo que hacemos". Allí la contraseña del wifi es clara: abajoelbloqueo.

Google-+-Kcho.Mor-wifi-contraseña.jpg


Pioneras en la isla

Google
El centro tecnológico en el estudio abre al público cinco días a la semana y alberga a más de 40 personas a la vez. El presidente Barack Obama dijo que el emprendimiento es parte de un plan más amplio para mejorar el acceso a internet en la isla.

Spotify
El servicio líder de streaming musical está preparando su llegada a Cuba, según adelantó su CEO, Daniel Ek. Spotify ya tiene 30 millones de usuarios de pago.

Airbnb
La página web de alquiler de viviendas particulares acordó una ampliación de su licencia en la isla, hasta ahora limitada a visitantes de EEUU. A partir de ahora, los inmuebles estarán abiertos a cualquier país del mundo.

Paypal
El usuario que se aloje por Airbnb podrá pagar su estadía a través de Paypal. Su CEO, Dan Schulman, fue uno de los empresarios estadounidenses que acompañó a Obama en su reciente viaje a la isla. Entre las transacciones que Paypal desea facilitar está la del envío de remesas a Cuba mediante su servicio Xoom, informó Cnet.com.

Twitter
A finales de 2015 la red social habilitó la opción de que cualquier ciudadano cubano pudiese abrirse una cuenta. Con esta apertura, Twitter anunció que va a intensificar sus campañas de captación de usuarios en toda Cuba.




Populares de la sección

Acerca del autor

Ana Clara Viñar