Cuatro nuevas reglas de la tecnología

El avance de la ciencia y su vínculo con la computación cambiarán la vida humana como se conoce
La tecnología está avanzando tan rápidamente que es probable que las sociedades experimenten cambios radicales durante los próximos años. Ya se han comenzado a ver nuevas formas en las que la informática, los sensores, la inteligencia artificial y la realidad aumentada están remodelando industrias enteras y la vida cotidiana de los seres humanos.

A medida que los usuarios experimentan estos cambios rápidos, muchas de las suposiciones que se han hecho sobre el impacto de la tecnología en tiempos pasados ya no se aplicarán a la vida moderna.
Pero surgirán otras. La tecnología está creando un nuevo conjunto de reglas que cambiarán la existencia de la raza humana. Aquí hay cuatro de ellas que no tardarán en aparecer.

Todo lo que pueda ser digitalizado lo será

La digitalización comenzó con palabras y números. Luego pasó a juegos y luego a medios más complejos, como películas, imágenes y música. También se transformaron ámbitos y actividades humanas más complejas, como los negocios, las herramientas médicas, los procesos industriales y los sistemas de transporte. Ahora, se está digitalizando todo acerca de la vida cotidiana de las personas: las acciones, palabras y pensamientos. La secuenciación barata del ADN y el aprendizaje de las máquinas están desbloqueando algunas claves que permitirán el avance de la vida tal como se conoce hoy. A su vez, esta digitalización está colaborando a que se creen registros digitales de toda la vida humana con una capacidad de alcance infinita.

Hay grandes probabilidades de que su trabajo sea eliminado

En todas las actividades humanas, máquinas y robots están comenzando a hacer el trabajo de las personas. Esto ocurrió primero en la Revolución industrial, cuando la producción manual se trasladó a las fábricas y muchos millones perdieron puestos de trabajo. Se crearon nuevos empleos, pero fue un tiempo aterrador y hubo una importante dislocación social.

El movimiento para digitalizar los trabajos está muy avanzado en las industrias de servicios que siempre manejaron salarios bajos. Amazon se basa en robots para hacer una parte significativa de su trabajo de almacén. Safeway y Home Depot están aumentando rápidamente el uso de los bots para el despacho y el autoservicio de sus productos. Pronto, la autoconducción de automóviles eliminará millones de puestos de trabajo de choferes. También se está observando desaparecer trabajos y oficios antiguos gracias a programas de computadora especializados. El diagnóstico médico automatizado reemplazará a los médicos en campos como la radiología, la dermatología y la patología. El único refugio para los profesionales será en áreas que sean de alguna manera creativas, tales como el marketing, el emprendimiento, la estrategia y los campos técnicos avanzados. Surgirán nuevos trabajos que no se pueden ni imaginar hoy, pero no reemplazarán todos los puestos perdidos.

No será necesario tener trabajo para sobrevivir

Los minutos para realizar llamadas desde el teléfono móvil son prácticamente libres y las computadoras se han hecho cada vez más baratas durante las últimas décadas. A medida que tecnologías como la informática y la energía solar avanzan, sus costos disminuyen. La vida tal como se conoce hoy se volverá radicalmente más barata mañana. Ya se observan los primeros signos de esto. Debido a las mejoras en el transporte compartido que aplicaciones como Uber permiten, toda una generación está creciendo sin la necesidad o incluso el deseo de tener un coche propio. El cuidado de la salud, la alimentación, las telecomunicaciones y la electricidad se harán cada vez más baratas con la rapidez en que la tecnología reinventa las industrias.

La distinción entre el hombre y la máquina será cada vez más confusa

La controversia sobre Google Glass mostró que la sociedad sigue inquieta sobre la fusión entre el hombre y la máquina. Los avances desde las primeras gafas creadas por la empresa tecnológica han sido grandes. Las neuronas artificiales, las prótesis personalizadas que funcionan con la ayuda de un software y los exoesqueletos guiados por computadora ya son una realidad. Ya se pueden observar tatuajes que funcionan como sensores que rastrean en el cuerpo indicadores de salud y transmiten esos datos de forma inalámbrica a un teléfono inteligente. Como resultado, la idea de lo que significa ser humano cambiará. Será cada vez más difícil trazar una línea entre el ser humano y la máquina.


Fuente: Basado en The Washington Post

Populares de la sección