Cuando sea grande, quiero ser ingeniera

Dos líneas de juguetes buscan romper los estereotipos de género desde la infancia, fomentando en las niñas el gusto por la ingeniería y la tecnología, dos campos dominados por los hombres


"Es cierto, creo que a las niñas sí les gusta el rosa, pero hay mucho más aparte de eso", asegura en el video Debbie Sterling, la creadora de GoldieBlox. Por eso, la estudiante de ingeniería de Stanford ideó esta muñeca que, imitando el estilo Barbie de piernas largas y cabello suelto, también busca fomentar en las niñas el gusto por la ingeniería, un campo que en el mundo de carne y hueso está dominado por los hombres.

GoldieBlox no es un juguete feminista sino uno que pretende acercar a las niñas, desde temprana edad, a una más de las profesiones que existen. De esta forma, Sterling intentará colaborar con el problema de los estereotipos de género que prevalecen en el ámbito laboral, y que comienzan a forjarse desde la infancia, cuando los padres visten a los niños de azul y a las niñas de rosa.
Es cierto, creo que a las niñas sí les gusta el rosa, pero hay mucho más aparte de eso", asegura en el video Debbie Sterling, la creadora de GoldieBlox

En concreto, GoldieBlox es un kit de libro de cuentos y una muñeca con accesorios. El libro cuenta la historia de Goldie, la personaje que Sterling eligió para "enganchar" a las niñas con el juego, dijo la creadora a la revista Fast Co. Design. La heroína debe construir una máquina para ayudar a sus amigos, y para ello la muñeca viene con una correa, un tablero, un eje y una manivela. Así, por ejemplo, el libro dice que Goldie debe hacer que su perro "baile", para lo que la niña deberá idear un sistema sobre el tablero (como se muestra en el video).

"Todos los otros juguetes de construcción en el mercado vienen con un montón de piezas en una caja y un manual de instrucciones. Luego de investigar, observé rápidamente que las niñas aman leer, los cuentos y los personajes", explicó al mismo sitio la estudiante de ingeniería.

El kit, que saldrá a la venta en 2013, ya puede encargarse a US$ 30.

Una casa de muñecas tecnológica


Otro proyecto para niñas ideado por mujeres es Roominate, una casa de muñecas que busca inspirar a las más pequeñas a construir, diseñar y conectar. Los elementos interactivos invitan a que las chicas creen ellas mismas los circuitos para hacer funcionar los elementos de la casa.

La ingeniera mecánica Alice Brooks, la neurocientífica Jennifer Kessler, y la ingeniera electrónica Bettina Chen, buscan despertar la creatividad de las pequeñas en campos que no suelen asociarse a las mujeres, como es el de la ciencia, la tecnología y la matemática.

Para lograrlo, agregaron el componente educacional a un juguete típicamente femenino. No obstante, Chen aclaró a Fast Co. Design que con esto no buscan convertir a las niñas en niños para interesarlas en esas áreas. Por el contrario, Roominate es un juguete diseñado con "patrones de juego comunes que sabemos que las niñas aman", dicen las creadoras en el sitio Kickstarter.

 



 

Acerca del autor

Comentarios