Cuando el celular se queda en casa

Un nuevo video viral cuestiona la obsesión de las personas por mirar sus smartphones todo el tiempo en vez de verse a la cara, así como grabar los momentos en lugar de vivirlos


Las escenas son ficcionadas y la protagonista es una actriz profesional. Aún así, muchos se identificarán con este nuevo video viral, que desde el 22 de agosto ya fue visto por más de 17 millones de personas en YouTube.

La pieza de dos minutos de duración titulada Olvidé mi teléfono (I forgot my phone) sigue a una joven durante el día, en el que decide salir de casa sin su celular y mirar el mundo que la rodea. Desde que amanece en la cama con su novio hasta que vuelve a acostarse, las diferentes escenas incluyen a la actriz Charlene De Guzman, también autora de la historia, durante el almuerzo, haciendo ejercicio y jugando a los bolos, en un concierto y un cumpleaños.
Me entristece que haya momentos en nuestra vida en los que no estamos presentes porque estamos mirando el teléfono", dijo la actriz

En todos los casos, la joven es ignorada por los demás, que solo miran las pantallas de sus celulares. Como testigo de una realidad decepcionante, De Guzman observa cómo las personas tienen la mirada y la mente puestas en sus dispositivos la mayor parte del tiempo.  El video es, en definitiva, un llamado de atención para reflexionar sobre lo que nos estamos perdiendo mientras miramos el pequeño display que llevamos a todos lados.

Según recogió el blog Bits del New York Times, la actriz decidió hacer este video cuando se dio cuenta de "lo ridículos que estamos siendo" (incluyéndose a ella misma): "Estaba en un concierto y la gente a mi alrededor estaba grabando el espectáculo con sus teléfonos, en vez de mirar el concierto", contó la actriz.

"Me entristece que haya momentos en nuestra vida en los que no estamos presentes porque estamos mirando el teléfono", dijo la actriz, que encontró una forma efectiva de criticar la adicción al celular. Porque la sensación que despierta el video es de tristeza y decepción por uno mismo. Incluso, de vergüenza propia, por preferir estar pendientes del mundo virtual e ignorar el real.

Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios