Cuando el cáncer ataca al perro

Veterinarios uruguayos publicaron un estudio sobre la prevalencia de esta enfermedad en los canes del país. Las hembras tienen tres veces más posibilidades de contraerla y la castración temprana la previene
"Simplemente no puedo dejarla ahora, por favor, entiendan”, escribió la cantante estadounidense Fiona Apple en una carta que publicó el martes en su Facebook. Su perra Janet –una pitbull de 14 años– estaba agonizando como consecuencia de un tumor en el pecho.

Apple decidió suspender su gira por Sudamérica para acompañar a su mascota durante sus últimas horas de vida. A un lado quedaron los escenarios de San Pablo, Santiago y Buenos Aires, entre otros. “No soy la clase de mujer que pone su carrera por delante del amor y la amistad”, agregó.

Más allá de la conmovedora determinación de la cantante neoyorquina, la patología de Janet es muy común entre los perros de su edad. El cáncer es una de las principales causas de muerte en caninos, aseguran distintos estudios. Incluso coinciden en que cuanto más adulto es el perro, más probabilidades tiene de padecer cáncer y, dependiendo de la raza, el tipo de tumor. Lo han dicho veterinarios de distintas partes del mundo, estadounidenses, europeos y, ahora, uruguayos, con una pata local en los hallazgos.

Estudio local


Cuatro veterinarios uruguayos publicaron recientemente una investigación que comprueba “que el sexo, la edad y la raza son factores asociados a la presencia de cáncer”, y a diferencia de los otros estudios internacionales, aportan indicadores particulares sobre la prevalencia de ciertos tipos de cáncer en perros uruguayos.

El estudio es consecuencia de una tesis de maestría de la veterinaria Paula Pessina y de una tesis de grado de la ahora también veterinaria Valentina Elgue. A ellas se sumaron los veterinarios Cecilia Amaral y José Piaggio del departamento de Bioestadística e Informática de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de la República.
La tasa de tumores en bóxer es casi cuatro veces mayor a la del golden retriever”, indica un estudio

La investigación se basó en 9.277 consultas caninas que fueron registradas en el hospital de dicha facultad entre 2005 y 2010. En ese período, fueron diagnosticados 1.175 casos de cáncer, es decir, 12,6% del total de los casos consultados. La casuística varió entre 11% y 15% durante esos años.

“Si bien los datos obtenidos no representan la población de perros en general, permiten hacer una estimación adecuada de la casuística para describir las características generales de la distribución del cáncer en caninos”, dice el informe.

Lo más llamativo de estos resultados son los índices por tipo de cáncer: 43,8% de mama, bastante por encima del 17,9% de cáncer de piel (segundo en cantidad de casos) y del 7,3% del tumor venéreo transmisible (tercero). En menor porcentaje se registraron casos de cáncer a los huesos, perineal, linfático, de cavidad oral, de órganos reproductivos y vasculares.

Pessina, magíster en Salud Animal, dijo que si bien en los estudios internacionales hay más casos de cáncer en hembras que en machos, en Uruguay esa tendencia es igual pero está marcada por la cantidad de casos de cáncer de mama, un tipo de tumor que en países como Estados Unidos o Canadá es mucho menor.

Según Pessina, en esos países la tenencia de mascotas está estrictamente regulada y establece que las perras que no serán madres sean castradas antes de los tres meses de nacidas.
Los genes de los perros de raza están más predispuestos a sufrir ciertas enfermedades. No quiere decir que necesariamente lo pueden tener”, explicó la veterinaria e investigadora Cecilia Amaral

“Cuanto antes, mejor”, dijo la veterinaria. Eso disminuye sensiblemente las probabilidades de contraer cáncer. “Se sabe que los estrógenos son promotores del tumor de mama. Si quitás los ovarios, no hay incidencia hormonal y el tumor no va a ser estimulado”, explicó Pessina.

Hasta hace poco tiempo, comentó, era común escuchar que las castraciones debían hacerse después del primer celo –generalmente entre los seis meses y el año– para que la hembra se desarrollara por completo. Aquello, dice la veterinaria, pasó a ser un mito.

Según Pessina, Uruguay debería hacer más efectivas las políticas de castración para bajar los índices de cáncer de mama en caninos.

Se estima que hay más de un millón de perros en Uruguay, de los cuales tan solo algo más de 100 mil están castrados, según un spot del Instituto Nacional de Zoonosis que se puede ver en su sitio de internet.

Edad y raza


Según los datos del estudio uruguayo, 70,6% de los casos de cáncer corresponden a hembras y 29,4% a machos. La franja etaria que registró más caninos con cáncer fue la de 6 a 10 años, luego la de 11 a 20, y en menor cantidad la de 0 a 5 años. Sin embargo, fueron más frecuentes los casos en perros gerontes, lo que coincide con los estudios ya conocidos.

Sobre las razas, el caniche es la que presentó mayor porcentaje de cáncer de mama, seguida del doberman y el dogo. El rottweiler es la raza con mayor porcentaje de cáncer óseo y el bóxer, de cáncer de piel. A su vez, estas dos últimas razas son “las que presentan mayor proporción de cáncer que las demás razas”.

Un estudio comparativo al de los uruguayos dice que “la tasa de tumores en bóxer es casi cuatro veces mayor a la del golden retriever”.

Amaral explicó que estas tendencias responden a cierta “susceptibilidad genética” de las razas. “Sus genes están más predispuestos a sufrir ciertas enfermedades. No quiere decir que necesariamente lo pueden tener”, explicó. Agregó que la genética se puede perfeccionar para evitar este tipo de patologías. A modo de ejemplo, dijo que en Estados Unidos había registros que indicaban que 60% de los golden morían por tumores. “Los criadores empezaron a manejar selección y se pudo mejorar en la parte genética”, contó.

El estudio no dice nada sobre la raza pitbull, la de la amada perra de Fiona Apple, a pesar de que en el estudio fueron contempladas 42 razas. De todas maneras, está comprobado que los perros “grandes” tienen tendencia a padecer enfermedades oncológicas. Quizá por eso no deba sorprender que Janet se haya enfermado. El consuelo es que tiene quien la acompañe en sus últimos días.

Comentarios