¿Cuál es el miedo de Elon Musk?

El CEO de SpaceX teme que una tercera guerra mundial frustre sus planes de colonizar Marte

Elon Musk, CEO de SpaceX, reveló en una entrevista en GQ que teme que una tercera guerra mundial impida sus planes de colonizar Marte:

"Quiero decir... no creo que podamos descartar la posibilidad de una tercera guerra mundial. Usted sabe, en 1912 se proclamaba una nueva era de paz y prosperidad, diciendo que era una edad de oro y que la guerra había terminado. Y entonces ocurrió la primera guerra mundial, seguida de la segunda guerra mundial, seguida de la guerra fría. Así que creo que tenemos que reconocer que no hay duda de que existe la posibilidad de una tercera guerra mundial y si eso ocurre podría ser mucho peor que cualquier cosa que haya pasado antes", dijo el multimillonario.

El cofundador de PayPal, Tesla y SpaceX ya ha dejado en claro hasta dónde llegarán sus ambiciones por conquistar Marte: hará que los humanos vivan en el planeta rojo aunque tenga que lanzar un ataque nuclear.

"Existen dos formas de hacer que Marte sea habitable. Ambas tienen relación con el calentamiento del planeta, aunque hay una vía rápida y otra lenta", explicó Musk durante una entrevista en el programa The Late Show en la cadena estadounidense CBS.

La manera lenta comprende el bombardeo de la atmósfera marciana con gases de efecto invernadero, lo que haría que "en un par de años" Marte se convierta en un planeta apto para la colonización humana; la rápida es "dejar caer armas termonucleares en los polos". Allí hay dióxido de carbono congelado por lo que, luego de su evaporación, se generaría un efecto invernadero que crearía la temperatura y condiciones ideales para recibir a los humanos.

Musk no deja de pensar en el futuro: las naves comerciales espaciales de SpaceX o el sistema supersónico de tránsito Hyperloop o, mucho más cercano, los coches autónomos. Hace poco, fue una de las figuras que junto al científico Stephen Hawking alertaron sobre el peligro de la inteligencia artificial.

Él prometió apoyo económico a OpenAI, una firma sin fines de lucro que busca concentrarse en desarrollar el "positivo impacto humano" de la inteligencia artificial.