Crean una "medusa electrónica" que caza células cancerígenas

Un chip con tentáculos de ADN podría utilizarse para capturar células tumorales o realizar diagnósticos prenatales
Una de las grandes dificultades para combatir el cáncer es su diversidad. Dos pacientes que aparentemente tienen el mismo tipo de tumor pueden responder de manera muy diferente al mismo tratamiento, dificultando mucho la tarea de prescribir los fármacos adecuados para cada enfermo. Ahora, un equipo del Hospital de Brigham y de Mujeres de Boston (BWH) y del Instituto Tecnológico de Massachusetts anuncia en la revista PNAS que ha desarrollado un chip con tentáculos capaz de capturar las escurridizas y escasas células cancerosas en la sangre de un enfermo para después poder analizarlas. Este tipo de análisis permitirá diseñar tratamientos individualizados para cada enfermo y hará posible saber, por ejemplo, por qué está fallando la quimioterapia en un caso particular.

Los sistemas desarrollados hasta ahora para atrapar estas células tenían dos limitaciones fundamentales: requerían demasiado tiempo para analizar una cantidad mínima de sangre o contaminaban las células capturadas inutilizándolas para su análisis posterior. Ahora, esta especie de micromedusa sintética, gracias a sus tentáculos hechos con secuencias de ADN que tienen una afinidad específica con proteínas que se encuentran en la superficie de las células cancerosas, es capaz de cazarlas sin contaminarlas.
Lo que la mayor parte de la gente no entiende es que es la metástasis lo que mata, no el tumor primario”, explica el investigador Jeffrey Karp. “Nuestro aparato tiene el potencial para cazar estas células en el acto con sus tentáculos antes de que haya podido transmitir su semilla a un órgano distante a través del torrente sanguíneo”

En el caso del experimento presentado en PNAS, los investigadores, liderados por Jeffrey Karp, de la División de Ingeniería Biomédica del BWH, y Rohit Karnik del MIT, buscaron para los tentáculos de su medusa secuencias afines con células cancerosas que provocan leucemia. Pero el método permite producir tentáculos de ADN con distintas afinidades y longitudes para que sean capaces de atrapar distintos tipos de células cancerosas y que también servirían para capturar virus o bacterias.

El chip haría posible el seguimiento de pacientes con leucemia con un método mucho menos invasivo que tomar muestras de médula, como se hace hasta ahora. Con simples análisis de sangre, sería posible saber si el número de células cancerosas en el enfermo aumentan, disminuyen o se mantienen estables.

Además de capturar las células para su análisis, según ha indicado Karp a través de un comunicado de su institución, estas medusas servirían como defensa para evitar la metástasis. “Lo que la mayor parte de la gente no entiende es que es la metástasis lo que mata, no el tumor primario”, explica. “Nuestro aparato tiene el potencial para cazar estas células en el acto con sus tentáculos antes de que haya podido transmitir su semilla a un órgano distante a través del torrente sanguíneo”, añade.

Los autores de este estudio creen que esta tecnología se podrá aplicar en muchos ámbitos de la medicina. Uno de ellos sería la captura de células fetales que, como en el caso de las células cancerosas, son escasos en la sangre de las embarazadas. Estas células se podrían utilizar para realizar diagnósticos prenatales para varias enfermedades con un sistema que es mucho menos invasivo que la amniocentesis.

 

Vía Materia.

Comentarios