Crean "llave maestra" para engañar al lector de huellas

La huella artificial funciona en el 65% de los casos

Investigadores de la Universidad de Nueva York han llevado a cabo un estudio para demostrar que los sensores de huellas dactilares, cada vez más comunes en los dispositivos móviles, no son tan seguros como aparentan.

En la investigación, publicada en la revista especializada IEEE, se explica que estos sensores solo detectan una pequeña parte de la huella debido a su reducido tamaño. El sistema debe guardar varias copias parciales para que el teléfono se desbloquee incluso al colocar el dedo en un lugar distinto, lo que reduce su efectividad.

Algunos fabricantes ya han admitido que los sensores no son infalibles. Por ejemplo, Apple reconoció que existe una posibilidad de uno entre 50.000 intentos de que el Touch ID de sus iPhones reconozca erróneamente la huella de otra persona.

Observando esta vulnerabilidad, los investigadores de la universidad neoyorquina crearon una huella artificial, a la que bautizaron como "MasterPrint", que encaja con la de la máxima cantidad posible de gente. Según el estudio, la llave maestra funciona en el 65% de los casos.