Crean adhesivos a partir de sangre

Desarrollado por científicos argentinos, se basa en la sangre animal que resulta de los frigoríficos, lo que lo hace amigable con el medioambiente e ideal para la industria maderera
"Ya los aztecas utilizaban una fórmula similar en construcciones, muchas de las los cuales permanecen aún de pie",  señala un boletín del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), de Argentina, respecto al invento de un equipo de investigadores de ese país: adhesivos hechos a partir de sangre animal.

En concreto, los científicos desarrollaron el producto en base a la sangre residual que se origina en la industria frigorífica. Esto lo convierte en amigable con el medio ambiente, ya que permite eliminar la contaminación de los efluentes de la industria frigorífica.

A su vez, el INTI dijo que el nuevo adhesivo es óptimo para la actividad maderera. Actualmente, para pegar aglomerados y laminados se utilizan resinas derivadas del petróleo a base de urea-formaldehído, una sustancia considerada tóxica por la Organización Mundial de la Salud.

Para crear este adhesivo "se disuelve el polvo de sangre en agua y se agregan sustancias que mejoran sus propiedades. El adhesivo resultante se mezcla con aserrín y es colocado en una prensa con una temperatura que logra evaporar el agua", se explica en la web del INTI, que aclara que "es posible utilizar el mismo equipo con el que se mezcla el pegamento sintético, pero su materia prima es más económica".

Ventajas


Además del mercado interno, el nuevo producto podría ser exportado a Europa y Estados Unidos, dos mercados donde existen limitaciones en el empleo de adhesivos con formaldehído, agregó el INTI.

La sangre que se genera en los frigoríficos es utilizada para chacinados y en la elaboración de polvo o harina proteica con la que se fabrica el alimento balanceado para animales, pero la mayor parte se descarta.

Otro aspecto interesante del nuevo producto es que no precisa inversiones en tecnología, porque para su uso se puede utilizar el mismo equipo con el que se mezcla el pegamento sintético.

"Los adhesivos utilizados antes de que aparecieran los productos derivados del petróleo, y que son biodegradables en su totalidad, poseen una eficacia de adhesión tan o más importante que los primeros", afirmó el INTI.

"Su poder de adhesión tiene una duración indefinida, tal como los demuestran también los castillos construidos en la Edad Media, utilizando este tipo de pegamento y que aún hoy pueden visitarse", agregó el instituto.

 


No desperdiciar comida


Según recoge el INTI, a través de la iniciativa Save Food, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) busca disminuir la gran cantidad de alimentos que se desperdicia por año en el mundo, que se estima en unas 1.300 millones de toneladas. En concreto, la producción de carne ovina, porcina y avícola a nivel mundial ronda las 265 millones de toneladas por año. Argentina es responsable de 4.446.000 toneladas.


Acerca del autor

Comentarios