Corré: vuelve Jason Voorhees

Más de 30 años después del primer asesinato, el personaje regresa en un formato, por fin, novedoso: el jugador podrá portar la máscara del terror
La escena la hemos visto en múltiples ocasiones. El campamento Cristal Lake que vivió mejores épocas. Una noche despejada, de luna llena. El lago que brilla. Los jóvenes solo preocupados por pasarlo bien. Y el siniestro, enorme e indetenible asesino en serie. Jason Voorhees es, por derecho propio, uno de los más emblemáticos protagonistas del subgénero de terror slasher (solo comparable a Freddy Kruger y Michael Myers, otros psicópatas), cuya saga de películas alcanza las 12 entregas. No cabe duda de que muchas son malísimas, pero eso no ha afectado la capacidad de Jason de transformarse en ícono reconocible.

El mundo de los videojuegos no le es ajeno a Jason Voorhees. Ya en 1985, Friday the 13th tuvo su primera experiencia. En este caso, el jugador corría la (desgraciada) suerte de uno de los consejeros del campamento, teniendo como único objetivo sobrevivir a la máquina de matar. La única manera de ganar era llegar a un santuario donde Jason no tenía permitido el acceso. El resultado de este juego fue bastante penoso y no es demasiado recordado.

En 1989, Nintendo probó nuevamente y volvió a fallar. Una vez más, el jugador era un consejero y una vez más el asunto estaba en escapar del asesino. Y desde ahí en adelante, Jason Voorhees no volvió a protagonizar un videojuego y se limitó simplemente a aparecer como sorpresa o bonus de otros juegos (peleador inesperado de una edición de Mortal Kombat, por ejemplo). Incluso, la memoria engaña y hace pensar que el mítico Splatterhouse (1988) era un juego protagonizado por Jason, pero en realidad su protagonista simplemente usaba una máscara de hockey.

La clave parece ser simple: los videojuegos fracasaron porque el jugador no podía ser Jason. Y eso es algo que Friday the 13: The Videogame viene a cambiar.

Chicos asustadizos

Gun Media es el estudio que se encarga de esta apuesta, cuyo lanzamiento se espera para fines de este año para PlayStation 4, XBox One y PC. En un principio, iba a tratarse de un juego que emulara el espíritu de los slasher (y homenajeara directamente la saga de Crystal Lake) llamado Slasher Vol. 1: Summer Camp, pero luego ocurrió lo inesperado: Sean S. Cunningham –creador de Jason Voorhees y de la saga Friday the 13th– conoció el proyecto y ofreció una asociación. Además se sumaron el legendario maestro en efectos especiales y director Tom Savini, el compositor Harry Manfredini, autor de la inolvidable banda sonora de la película original, y Kane Hooder, el actor encargado de ser el infame asesino y que ahora prestó su andar para la captura de movimientos.

El juego sigue el modelo del reciente Evolve: está pensado para multijugadores (partidas de a ocho al mismo tiempo); siete de ellos serán los consejeros atrapados en el campamento, mientras que el octavo encarnará a Jason con la consabida misión de picar finito a los que se vaya encontrando en el camino. Los diseñadores advirtieron que los consejeros pueden tratar de huir o unirse para enfrentar a Jason (algo que nadie haría en su sano juicio). Cada uno de los personajes (conocidos como "La chica de al lado", "El rebelde" o "El bromista") tiene sus habilidades propias y su buen uso puede alargar la vida durante un rato más de juego. Pero lo cierto es que, a priori, parecen estar en clara desventaja ante el horror de la lenta pero segura picadora de carne.

Gun Media apostó a una financiación mediante el sitio Kickstarter (que todavía está disponible) para no tener que asociarse a un estudio más grande y así negociar aspectos como la calificación (que va a ser R, sin dudas, es decir, solo para mayores de edad) o el nivel de violencia.

Acerca del autor

Rodolfo Santullo