Contraseñas: ¿complejas o sencillas?

Una agencia de espionaje británica publicó sus razones para argumentar el porqué del uso de contraseñas sencillas

En la web debe haber miles de guías para proteger la información que se sube a ella. Mantener todo seguro, con contraseñas complejas y largas, siempre ha sido el principal consejo para cuidar bien los datos personales en la red.

Sin embargo, la agencia de espionaje británica GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno, según su sigla en inglés), ha salido a desmentir eso que por tantos años se creía esencial.

El servicio británico explicó que cuando el usuario crea una contraseña "difícil de recordar" al final termina anotándola, logrando de esta manera poner en peligro la seguridad de la misma.

"Si un hacker quiere acceder a tu cuenta, no le va a costar más porque tu contraseña sea compleja. Sin embargo, a ti sí te va a hacer la vida más difícil", expresó el GCHQ a la BBC Mundo.

Comúnmente los usuarios tienden a caer en el grueso error de utilizar la misma complicada contraseña para todas sus cuentas; ya sea Facebook, el correo electrónico e incluso sus datos bancarios. Sin embargo, tampoco es recomendable utilizar una distinta clave compleja para cada cuenta, porque se terminará mezclando todas.

El consejo del GCHQ es que se utilicen los gestores de contraseñas (password managers) que gestionan los datos de una manera segura y sin opción a olvidos que dejen sin acceso a sitios que se consideran cruciales.

Entre las herramientas más usadas para manejar contraseñas figuran LastPass, Dashlane y KeePass.


Populares de la sección