Conectar la televisión a internet

Ver videos en un smartphone es lo más fácil, pero no lo más cómodo. Por eso cada vez son más los aparatos que llevan la red y otros contenidos exclusivos a la pantalla más grande del hogar. Sus ventajas son muchas y las grandes compañías se suman a la moda


La caída del muro entre la televisión y los dispositivos móviles está cada vez más cerca. Ver contenidos en un smartphone, tableta o incluso una computadora no es lo mismo que en la televisión y por eso cada vez hay más aparatos que los llevan a la pantalla más grande y mejor ubicada del hogar. Esto es particularmente práctico no solo para ver una película o serie de televisión con mayor comodidad, sino también para aquellas situaciones cada vez más comunes en las cuales una reunión familiar o de amigos deriva en un improvisado festival de videos de YouTube.

Al mismo tiempo, la producción de contenidos para ser transmitidos en exclusiva por internet crece y gana adeptos, por lo que se vuelve cada vez más necesario conseguir una herramienta que permita verlos con la calidad y tamaño de pantalla que merecen.

La forma obvia de tener internet y aplicaciones en la pantalla es comprar un televisor inteligente. En Uruguay estos aparatos se consiguen desde US$ 1.000, lo cual puede ser un exceso si se considera que la diferencia sustancial entre las smart TV y sus predecesoras, las televisiones de pantalla plana, es la conexión a la red. Por eso, cada vez más, diferentes empresas están lanzando sus propias versiones de dispositivos que pueden conectar la televisión por menos de US$ 200.

Inicio y expansión


Hay muchas formas de llevar internet a la televisión. Las consolas Wii, Xbox y Playstation, que suelen vivir junto al televisor principal del hogar, lo incorporaron hace tiempo. Pero la forma más simple y barata es comprar un cable HDMI y conectar la pantalla a la computadora. A pesar de que es una opción simple y barata, no es la más cómoda, ya que implica que traslade la computadora y se disponga de un lugar donde apoyarla. De ahí la practicidad de estos pequeños aparatos especializados en la tarea.

Hace siete años, Apple fue uno de los pioneros del negocio al lanzar su Apple TV. Desde entonces, la compañía considera este rubro un “hobby”, pues no es el eje central de su negocio. Pese a ello, en abril el CEO de la firma, Tim Cook, dijo que en 2013 vendieron más de US$ 1.000 millones en estos aparatos de streaming.

En los últimos meses, varias firmas han ingresado al negocio. Entre ellas se destacan Amazon, con su Amazon Fire TV, y Sony, con Playstation TV, presentados en abril y junio respectivamente. Google había hecho lo propio con Chromecast el año pasado y Roku, de la compañía de igual nombre, lanzó el suyo en 2008.

En Uruguay ya es posible comprar el Apple TV y Chromecast (ver recuadro). Además, algunas empresas que ofrecen televisión por cable también tienen sus propias formas de conectar la pantalla a la nube.  Nuevo Siglo Now, por ejemplo, brinda el acceso a programas y fútbol además de películas a través de un dispositivo especial. Montecable también permite acceder a películas y contenidos pay per view, al igual que TCC Vivo, que ofrece la opción de conectar el decodificador a internet para ver los contenidos de su servicio de video on demand. Sin embargo, ninguno de estos dos permite acceder a los servicios más populares: el canal de videos YouTube y Netflix, la página que ofrece miles de películas y series a cambio de US$ 7,99 mensuales.

El auge del streaming en el país ha llegado de la mano de las mejoras en la conexión a internet, entre otros motivos, con la expansión de la fibra óptica. De hecho, hoy en día, los contenidos de Netflix se bajan con más rapidez en Uruguay que en Estados Unidos, según la compañía.

Contenido original


Ante la creciente competencia, estos aparatos empezaron a ofrecer algo más que internet para el televisor, pareciéndose cada vez más al cable. Incorporaron su propia plataforma y canales, aunque algunos están hechos para Estados Unidos o limitados por restricciones regionales. El usuario puede ver contenidos y suscribirse a aquellos que más le interesen, comprar o alquilar películas y música. Incluso se le pueden incorporar aplicaciones con juegos, por ejemplo.

El máximo ejemplo es la serie House of Cards, producida por Netflix. Con Kevin Spacey como protagonista, este programa exclusivo para los usuarios del servicio en streaming ganó un Globo de Oro y tres Emmy. House of Cards ya tiene una tercera temporada anunciada para 2015. La meta de la compañía es superar a las productoras de contenidos más exitosas. En palabras de su jefe de contenidos, Ted Sarandos, "el objetivo es convertirnos en HBO más rápido de lo que HBO se convierta en nosotros".
 El objetivo es convertirnos en HBO más rápido de lo que HBO se convierta en nosotros" , dijo Ted Sarandos, jefe de contenidos de Netflix

Este éxito inspiró a otras grandes compañías tecnológicas a producir contenidos audiovisuales. Amazon, por ejemplo, que ya cuenta con dos series originales en su servicio Amazon Prime, anunció en mayo que lanzaría seis programas más. Además, desde entonces, emite en exclusiva algunos programas de HBO.

Por su parte, Microsoft anunció que este año empezará a emitir dramas, comedias, documentales y programas en vivo originales desde Xbox One. Uno de los reconocidos talentos que trabaja en el proyecto llamado Xbox Originals es el director Steven Spielberg.

A su vez, a partir del año próximo, Yahoo emitirá en su web dos comedias originales y lanzará un canal online que transmitirá conciertos en vivo.

Más que video


Pero no solo de series y películas se están llenando estos aparatos. A fines de junio, en el marco de su congreso para desarrolladores, Google lanzó Android TV. Se trata de una adaptación para televisores del popular sistema operativo Android. La compañía anunció que en 2015 saldrán a la venta televisores Sony, Sharp y Phillips con esta plataforma, mientras que la empresa Razer hará lo mismo con una micro consola de videojuegos.

Eso no es lo mismo que darle a la televisión las características de un smartphone, sino algo mucho menos ambicioso. Cuando en 2010 la compañía lanzó Google TV, quería abarcarlo todo al ofrecer búsquedas, aplicaciones y televisión en un mismo dispositivo, pero se apresuró al hacerlo. Esta plataforma fue incorporada en dispositivos de Logitech y Sony, pero no llegó a todas las smart TV como se había pronosticado. La principal razón de su fracaso estuvo en la complicada interfaz, que no pudo enganchar a los consumidores. Además, las productoras empezaron a poner límites al consumo gratuito de contenidos a través de este dispositivo.

Ahora, Google renovó la propuesta con Android TV, que hará de la televisión un centro de entretenimiento. Permitirá acceder a los juegos de Google Play, adaptados para la televisión. Además, sugerirá contenidos de acuerdo a los gustos del usuario y tendrá una interfaz que se podrá controlar con un móvil, control remoto, joystick o incluso desde los dispositivos wearables de Android (por ejemplo, relojes inteligentes).

La frutilla de la torta de Android TV son las aplicaciones, que tendrán sus propias versiones para esta plataforma. Esto incluirá Netflix, YouTube y el videochat Google Hangouts, entre otros.

El ascenso del streaming también se notó en el Mundial, que según FIFA ha sido el más seguido a través de internet de toda su historia. Según explicaron en su página web, cerca de 24 millones de usuarios únicos vieron ya unas 15 millones de horas de fútbol desde la aplicación oficial de la organización, la cual llegó a Uruguay para los usuarios tanto de Antel como DirecTV.

Por otra parte, las cadenas de noticias de todo el mundo vienen incorporando canales de noticias en streaming. Algunos, como el Huffington Post, Wall Street Journal o Infobae incluso transmiten en vivo. En Uruguay, en breve El Observador será el primer diario uruguayo en transmitir sus noticias en vivo a través de internet, por medio de su canal Observador TV (ver recuadro).

De una forma u otra


El televidente del siglo XXI no quiere adaptarse a los horarios de la televisión, sino que exige lo contrario: ver sus contenidos cuando lo desee.

La televisión tradicional ofrece canales que se pueden ver en el momento o, en el mejor de los casos, grabar para ver después. En cambio, aquella en streaming ofrece aplicaciones que se abren y reproducen cuando el usuario quiere, después de que los programas salieron en la televisión tradicional. En caso de ser contenidos originales, pueden estar disponibles a modo de cuentagotas (capítulos semanales) o en bloque (toda una temporada publicada junta).
Quieren la libertad. Si se quieren ‘emborrachar’ con la serie…, debemos dejarlos emborracharse", sostuvo el protagonista de House of Cards, Kevin Spacey

Este es el modelo que estrenó Netflix con House of Cards y que generó un fenómeno generalizado de “atracón” televisivo. Con todos los capítulos disponibles online, los usuarios empezaron a verlos de forma compulsiva, uno tras otro. ¿Por qué esperar y tener que soportar la intriga, si el siguiente episodio empieza reproducirse solo?

El protagonista de la serie, Kevin Spacey entendió aquello que a la industria le está costando adpotar. "Es claro que el éxito del modelo de Netflix demostró una cosa: la audiencia quiere tener el control. Quieren la libertad. Si se quieren ‘emborrachar’ con la serie…, debemos dejarlos emborracharse".

La tendencia de los aparatos que llevan internet y contenidos exclusivos a los televisores está creciendo, pero todavía es una tendencia marginal. Un estudio realizado en 20 países por la compañía investigadora de mercados Ipsos reveló que 82% de los más de 15.500 entrevistados miran la televisión tradicional. De ellos, 27% recurren al streaming o a las descargas para ver contenidos en sus computadoras y solo 16% lo hacen en estos nuevos aparatos.

No obstante, si se considera lo nueva que es la tendencia y la apuesta que las grandes compañías están haciendo a ella, tanto para hardware como para contenidos, los números adquieren otra dimensión.

 


Dos dispositivos disponibles en Uruguay


 

Apple TV

Es una pequeña caja cuadrada que cabe en la palma de la mano y se conecta mediante un cable HDMI a la televisión. Es comandada por un control remoto especial.

Apple TV permite ver contenidos audiovisuales en streaming. En Uruguay, por ejemplo, se puede acceder a los contenidos de Netflix, Youtube, Vimeo, Wall Street Journal Live (WSJL), Yahoo Screen, Bloomberg y Sky News, no así a otros disponibles, como HBO Go, por restricciones regionales. Se pueden ver incluso las transmisiones en vivo, como la que hace el WSJL.

Por otro lado, mediante Apple TV se pueden reproducir los contenidos que están dentro de los móviles con iOS y computadoras Mac, pero no de los smartphones y tabletas con Android. Es que la gran limitante es la falta de compatibilidad con todo lo que no pertenezca al universo Apple.
US$ 189 (Uruguay)

 

Chromecast


Parece un pequeño pen drive, pero se conecta al puerto HDMI del televisor. Es una puerta de acceso a los canales de Youtube, cuenta de Netflix o contenidos de Google Play Music y Google Play Movies en smartphones, computadoras y tabletas, todo a través de la conexión Wifi y una aplicación. Lo bueno es que las películas de Google Play valen casi lo mismo que en un tradicional videoclub (alrededor de $ 88).

Este pequeño aparato transforma cualquier dispositivo en un control remoto, ya que a diferencia de Apple TV, no trae ninguno. Es compatible tanto con Android como con iOS y funciona de igual manera para ambos.

El programa de películas pirateadas creado por argentinos hace algunos meses, PopcornTime, tendrá su versión para Chromecast, según informó Gizmodo esta semana. Esto significa que miles de títulos estarán disponibles en buena calidad, para la televisión, pero con una legalidad dudosa.
US$ 69 (Uruguay)



 


Observador TV


 

En breve, El Observador se convertirá en el primer diario uruguayo en tener un canal de noticias en vivo a través de internet. De la mano de la productora Zur TV, www.elobservadortv.com.uy dará un nuevo formato a los contenidos periodísticos del diario y el portal, con el objetivo de extender la oferta informativa y adaptarla a la realidad multimedia.

El canal tendrá programación original ocho horas diarias, de lunes a viernes, además de videos seleccionados que podrán ser vistos en modo on demand.Contará con la conducción de Mariano López, Cecilia Bonino, Lucía Brocal, Jaime Clara y Leandro Gómez. Además, participarán como columnistas los editores y periodistas de las diferentes secciones del diario.

“La idea es ir acompañando la jornada laboral desde la transmisión en vivo de noticias a través de streaming, un camino que están siguiendo muchos de los periódicos más importantes del mundo”, explicó Iván Ibarra, director de Zur TV. “Es una forma de ver televisión totalmente distinta a la que estamos acostumbrados”, agregó.

De esta forma, El Observador vuelve a innovar en la oferta periodística.



 

El texto fue brevemente modificado para brindar información sobre los servicios de interenet para la televisión de la empresa de cable uruguaya, TCC. 

 

Populares de la sección

Comentarios