Con internet, cada vez usamos menos la memoria

Las personas recurren de manera automática a la web cuando se enfrentan con una pregunta podrían simplemente recordar
En un artículo publicado en la revista Memory se puso en la palestra la discusión sobre si la actual dependencia de la tecnología y el acceso a internet nos condiciona a la hora de resolver problemas mentales, recordar y aprender. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de California, Santa Cruz, y la Universidad de Illinois plantea esto específicamente: descubrieron que tenemos la tendencia a utilizar internet como ayuda-memoria; a este fenómeno lo etiquetaron como "descarga cognitiva".

En este sentido, la memoria, de forma creciente, es un proceso que se desarrolla cada vez más por fuera de nuestras cabezas y con la ayuda de computadoras y teléfonos inteligentes conectados a la red de redes.

˝La memoria está cambiando. Nuestra investigación muestra que a medida que utilizamos internet para apoyar y extender nuestra memoria nos volvemos más dependientes de ella", explica el doctor Benjamin Storm en el mencionado artículo. "Mientras que antes tratábamos de recordar algo por nuestra cuenta, ahora parece que dependemos del internet", agrega allí.

Storm, junto a los investigadores Aaron Benjamin y Sean Stone, realizaron experimentos que buscaban determinar cuán probable es que una persona busque apoyarse en algún aparato tecnológico para contestar una serie de preguntas. El estudio reveló que la mayoría de los participantes recurrió a Google y fueron muy pocos los que decidieron confiar en sus propias memorias biológicas.

El 30% de quienes participaron en la investigación de los científicos estadounidenses ni siquiera intento responder una simple pregunta sin antes consultar en la web.

La memoria pierde lugar como una habilidad a desarrollar y, cada vez más, es reemplazada por un necesaria capacidad de ser capaces de refinar nuestras búsquedas en Internet. Verbigracia, ya no alcanza con saber utilizar una computadora sino que ahora tenemos que ajustar nuestros procesos de pensamientos a los algoritmos de Google.

Fuente: Infotechnology