Cómo serán las ciudades del futuro

El especialista del MIT Carlo Ratti dio su visión de las smartcities, que incluirán sensores, autos autónomos y residuos telecontrolados
Vivir en grandes ciudades será casi como entrar en la serie Los Supersónicos. Sensores, coches inteligentes y residuos telecontrolados, esas serán las cosas que se podrán ver en las calles del futuro sostuvo Carlo Ratti, director del grupo Senseable City Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y referente mundial de este tipo de urbanización. Según él, las ciudades dispondrán de tecnologías más sofisticadas para gestionar automáticamente problemas, en tiempo real e incluso antes de que se produzcan.

Las smartcities, como se conoce a estas ciudades "inteligentes", estarán colmadas de múltiples dispositivos de comunicaciones, microcontroladores y sensores para monitorear las necesidades y el funcionamiento de los servicios en todo momento. Será, según el arquitecto e ingeniero Ratti, una revolución en la forma de gestionar los servicios urbanos.

Entre las innovaciones que vaticina el especialista proliferarán los sistemas informáticos y aplicaciones para móviles con indicaciones para llegar antes a casa y evitar atascos, para reducir el consumo energético en el vecindario o para conseguir un taxi en una calle desierta en medio de una tormenta, por ejemplo.
El ciudadano se convertirá cada vez más en centro de decisiones de gestión urbana", dijo el especialista del MIT Carlo Ratti

"El ciudadano se convertirá cada vez más en centro de decisiones de gestión urbana", afirmó el director del MIT, quien trabaja desde hace años, junto con las más avanzadas tecnologías, en novedosos diseños para aprovechar el potencial de los infinitos datos disponibles en las ciudades.

A su vez, prevé que los actuales servicios telefónicos de información rápida de los ayuntamientos se conviertan en "wikis" o sitios "web" sociales. En su opinión, los propios ciudadanos se ayudarán cada vez más entre ellos gracias a internet y las tecnologías para solucionar problemas urbanos, y surgirán nuevas actividades comunitarias y un tipo de activismo ciudadano diferente.

También, el actual funcionamiento del tráfico sufrirá cambios importantes, con la generalización del uso de vehículos sin conductor y la incorporación de sistemas que evitarán, por ejemplo, los semáforos en los cruces de calles sin que choquen los autos.

"Estas nuevas ciudades mucho más inteligentes a la hora de gestionar los servicios apenas modificarán su diseño desde el punto de vista estético. La revolución se producirá en la forma de resolver los problemas, mucho más rápida y más eficaz", continuó Ratti.

Porque todo se conoce


Las sofisticadas redes de telecomunicaciones junto con la proliferación de teléfonos móviles y tabletas, cada vez más accesibles a la población, con precios más reducidos, junto con las enormes bases de datos fácilmente accesibles, sobre todo en la administración, están favoreciendo la diseminación de todo tipo de información, señaló el experto.

Esta "prodigiosa" cantidad de datos ofrece información no sólo de los usos y costumbres más habituales de los ciudadanos, sino también de sus necesidades más inmediatas e incluso de sus sentimientos.

Y agregó: "Ahora se sabe cómo se mueve la gente por la ciudad, con qué asiduidad, con qué horarios, en dónde prefiere cenar, de qué forma compra e incluso el paradero final de cada uno de sus residuos, una vez que se deshacen de ellos".

Populares de la sección

Comentarios