¿Cómo se sienten realmente los AirPods?

Los auriculares inalámbricos están perfectamente diseñados, pero son los candidatos perfectos a perderse

Después del gran anuncio de Apple de la alineación del iPhone 7 el miércoles, es probable que haya una importante pregunta que persiste en la mente de los fans de Apple: ¿cómo cambiará mi vida sin el puerto de auriculares en el iPhone?

Para ser claros, los usuarios seguirán siendo capaces de utilizar sus auriculares más viejos gracias a un adaptador que se incluye con cada iPhone. Pero será como una extraña cola, ya sea saliendo de sus teléfonos o en el extremo de sus auriculares.

Apple, por supuesto, tiene su propia solución al problema: los AirPods - los nuevos auriculares inalámbricos de la compañía, de US$ 159- que son casi exactamente iguales que los auriculares actuales, pero sin los cables. El diseño de los AirPods es impresionante. Pareciera que una gran cantidad de pensamiento entró en la fabricación de los pequeños auriculares, que reposan cómodamente en una caja que también funciona como una batería externa.

Conectar los AirPods al iPhone 7 es muy fácil. Al abrir la caja, una notificación aparece en el teléfono. Toque la pantalla para aprobar la conexión. Y eso es todo. No hubo introducción de un código Bluetooth o escucha de señales sonoras, como es el caso con otros auriculares Bluetooth (en otros dispositivos que no son de Apple, tendrá que pasar por un proceso de configuración de Bluetooth normal).

Con los AirPods todavía en su caja, puede poner una canción a través de los altavoces del iPhone. Al ponerse los AirPods en los oídos, la música de inmediato empieza a sonar a través de los auriculares. Al sacárselos, la música vuelve a sonar a través del teléfono; una transición sin complicaciones, que también debería funcionar si cambia del iPhone al iPad o Mac.

Un doble toque en uno de los auriculares llama a Siri, la asistente virtual de Apple, quien puede entender lo que diga incluso en un ambiente ruidoso. Los auriculares hacen un trabajo admirable al bloquear una gran cantidad de ruido. Los auriculares también se quedan donde deben al saltar o sacudir la cabeza, aunque ciertamente esto no lo simula cualquier tipo de actividad vigorosa, como correr, algo que realmente podría soltarlos.

A pesar de ser increíbles, los AirPods preocupan en cuanto a la posibilidad de perderlos. En el pasado, la pérdida de un par de auriculares era molesta, pero fácilmente remediada con un suspiro de pesar y poco dinero en un kiosco. El no poder hacer un seguimiento de los AirPods y su caja es una historia diferente. Por ejemplo, ponerse un auricular en un oído y dejar otro colgando es una respuesta involuntaria que con los AirPods dejaría US$ 80 de la inversión en ellos por el piso.

Gastar US$ 159 por ellos ya es una decisión personal. Los AirPods están perfectamente diseñados, pero también son candidatos perfectos para perderse .

No son ellos, soy yo. Pero sospecho, que hay muchos de ustedes por ahí, también.


Fuente: Hayley Tsukayama, The Washington Post